Archivo

Archive for the ‘Sanación’ Category

La energia de nuestro cuerpo está cambiando

23 febrero 2011 2 comentarios

La energia de nuestro cuerpo está cambiando

y malestares

NO son sinónimo de enfermedad

 


 

 

Publicamos este video porque queremos informar que nuestros cuerpos están cambiando con las nuevas energías que están ingresando desde hace un tiempo a nuestro planeta. Estamos en medio de un gran y hermoso cambio y ese cambio provoca en muchos casos síntomas de malestares. Lo que queremos dejar en claro es que no necesariamente tenemos que interpretar esos malestares como enfermedades.

Esperamos que no caigan en el pánico fomentado por los médicos y ni hablar la farmafia, que usa el miedo a los dolores, malestares o enfermedades con tal de taparnos con tóxicos que sólo dañan nuestros cuerpos.

 

Kiesha Crowther es la llamada “Pequeña Abuela”, una guardiana de la sabiduría antigüa. Escuchemos lo que tiene para decirnos al respecto.

 

 

Más información

Kiesha Crowther, también conocida como “Pequeña Abuela”, fue iniciada como chamana a la edad de 30 años por la tribu de su madre (Sioux/Salish) ha sido reconocida por el Consejo Continental de Mayores Indígenas como “Protectora de la Sabiduría de Norte América”, responsable de guiar a la “Tribu de Muchos Colores” (Tribe of Many Colors).

Hija de padre blanco y madre Sioux/Salish, creció en una pequeña comunidad agrícola en el Sur de Colorado, de niña pasó largos periodos de tiempo sola en la naturaleza e inconsciente de que había sido identificada desde muy joven por los ancianos de la tribu para ser Chamana.

 

 

Su joven vida fue marcada por muchas experiencias inusuales y habilidades que ella no comprendía. Recibió aprendizaje de sus ancestros, de sus abuelas del pasado, de Seres de Luz que se le presentaban y de la propia Madre Tierra; y se la conoció por su habilidad de sentir y comunicarse con los animales y de ver y trabajar con energías sanadoras.

Desde que fue iniciada en su camino como “Chamán y Protectora de Sabiduría”, comenzó a compartir profecías y enseñanzas, así como a conducir ceremonias sagradas. Keisha crecio con un amor tan profundo y rotundo hacia el medio silvestre, “Pequeña Abuela” -como fue llamada una vez que se convirtió en Chamán de su Tribu- llegó a alcanzar una licenciatura en Ciencias Naturales y ha trabajado como especialista en vida silvestre durante muchos años.

También estableció una organización sin fines de lucro llamada la “Vida Silvestre en Peligro de Extinción” (SLV), Centro de Rescate para asegurar un refugio seguro y entorno de protección de los animales que necesitan rescate de cualquier negligencia o perjuicio, mediante la protección, el ahorro, la rehabilitación y conservación de la fauna silvestre.

 

Sanación de un tumor en tiempo real …¡¡Sin medicamentos!!

30 septiembre 2010 3 comentarios

Sanación de un tumor en tiempo real …


¡¡Sin medicamentos!!




Esta es la mejor prueba que podemos dejarles, acerca del poder que tenemos todos los seres humanos para sanarnos a nosotros mismos y a los demás.

Se trata del video que menciona Gregg Braden en sus charlas, donde se muestra la sananción de un tumor con Chi Lel Chi Kung, sanación pránica que usa la energía Chi o como sea que se le llame, en tan sólo unos segundos.

Usted verá un monitor de escáner ultrasonido mostrando a la izquierda una imagen (foto) del tumor, mientras al lado derecho se verá el tumor en tiempo real. Vea lo que ocurre cuando los terapeutas alternativos hacen un canto de palabras que tanto paciente como terapeutas han acordado usar, que significan: “Ya está sanada” y “Hecho“.

¿Por qué cree usted que nadie le había contado de esto?

¡Por favor, difundir ampliamente!

Gracias

Tú Puedes Sanarte a Tí Mismo

20 septiembre 2010 3 comentarios

Tú Puedes Sanarte a Tí Mismo (Videos y Libro)




El Dr. Bruce Lipton explica -junto al Dr. Wayne Dyer- que las creencias son todo. Dependiendo de lo que un@ crea, eso manifiesta en su cuerpo, vida y destino. El poder está dentro de nosotr@s mism@s, pero el asunto es decidir si somos conscientes de ello o si permanecemos bajo la programación de “víctimas” que la sociedad nos implanta.

Si pudieras ser cualquier otra persona, ¿quién serías?


Yo solía pasar una extraordinaria cantidad de tiempo haciéndome esa pregunta. Estaba obsesionado con la idea de cambiar mi identidad, porque deseaba ser cualquiera menos yo. Había tenido bastante éxito como biólogo celular y como profesor en la facultad de medicina, pero eso no compensaba el hecho de que mi vida personal podía calificarse, en el mejor de los casos, como desastrosa. Cuanto más intentaba encontrar la felicidad y la satisfacción, más insatisfactoria e infeliz era mi vida. En mis momentos más introspectivos, me daban ganas de rendirme a esa vida de infelicidad. Llegué a la conclusión de que el destino me había dado malas cartas y que lo único que podía hacer era jugadas lo mejor posible. Una víctima de la vida. «Qué será, será … ».

Mi postura deprimida y fatalista cambiÓ en un instante en el otoño de 1985. Había renunciado al puesto fijo que tenía en la Facultad de Medicina de la Universidad de Wisconsin y trabajaba de profesor en una facultad de medicina del Caribe. Puesto que dicha facultad estaba muy lejos de la corriente académica principal, mis ideas comenzaron a liberarse de los rígidos límites de las creencias vigentes en las instituciones convencionales. Lejos de esas torres de marfil, aislado en una isla esmeralda situada en mitad del mar celeste del Caribe experimenté una epifanía científica que hizo añicos mis creen cias acerca de la naturaleza de la vida. Ese momento crucial de cambio tuvo lugar mientras revisaba la investigación sobre los mecanismos que controlan la fisiología y el comportamiento celular. De pronto me di cuenta de que la vida de una célula está regida por el entorno físico y energético, y no por sus genes. Los genes no son más que «planos) molecu1ares utilizados para la construcción de células, tejidos) órganos. Es el entorno el que actúa como el «contratista» que lee e interpreta esos planos genéticos y, a fin de cuentas, como el responsable último del carácter de la vida de una célula. E: la «percepción» del entorno de la célula individual, y no sus genes, lo que pone en marcha el mecanismo de la vida.

Como biólogo celular, sabía que esa idea tendría importantes repercusiones en mi vida y en la vida de todos los seres humanos. Era muy consciente de que cada ser humano esté compuesto por unos cincuenta billones de células. Había consagrado mi vida profesional a estudiar seriamente las célula: individuales, porque, al igual que ahora, entonces también sabía que cuanto mejor comprendamos una célula, mejor lograremos a entender la comunidad celular que conforma el cuerpo humano. Sabía que si las células individuales se regulan en función de su percepción del entorno, lo mismo ocurriría con los seres humanos, formados asimismo por billones d. células. Al igual que en las células aisladas, el carácter de nuestra existencia se ve determinado no por nuestros genes, sino por nuestra respuesta a las señales ambientales que impulsa! la vida. Por un lado, esa nueva visión de la naturaleza de la vida fue toda una conmoción, ya que durante aproximadamente. dos décadas había estado inculcando el dogma central de la biología -la creencia de que la vida está controlada por los genes- en las mentes de mis alumnos de medicina. Por otro lado, me daba la sensación de que ese nuevo concepto no me resultaba del todo nuevo. Siempre había albergado molestas dudas sobre el determinismo genético. Algunas de esas dudas provenían de los dieciocho años que había trabajado en una investigación subvencionada por el gobierno sobre la clonación de células madre. Aunque fue preciso pasar una temporada lejos del entorno académico tradicional para que me diera plena cuenta de ello, mi investigación ofrece una prueba irrefutable de que los preciados dogmas de la biología con respecto al determinismo genético albergan importantes fallos.

Mi nueva visión de la naturaleza de la vida no sólo corroboraba el resultado de la investigación, sino que también, como comprendí muy pronto, refutaba otra de las creencias de la ciencia tradicional que les había estado enseñando a mis alumnos: la creencia de que la medicina alopática es la única clase de medicina que merece consideración en una facultad de medicina. El hecho de reconocer por fin la importancia del entorno energético me proporcionó una base para la ciencia y la filosofía de las medicinas alternativas, para la sabiduría espiritual de las creencias (tanto modernas como antiguas) y para la medicina alopática.

A título personal, supe que aquel instante de inspiración me había dejado pasmado porque, hasta ese momento, había creído erróneamente que estaba destinado a llevar una vida de espectaculares fracasos personales. Es obvio que los seres humanos poseen una gran capacidad para aferrarse a las falsas creencias con fanatismo y tenacidad, y los científicos racionalistas no son ninguna excepción. El hecho de que nuestro avanzado sistema nervioso esté comandado por un cerebro enorme significa que nuestra conciencia es más complicada que la de una célula individual. Las extraordinarias mentes humanas pueden elegir distintas formas de percibir el entorno, a diferencia de las células individuales, cuya percepción es más refleja. Me sentí rebosante de alegría al darme cuenta de que podía cambiar el curso de mi vida mediante el simple hecho de cambiar mis creencias. Me sentí revigorizado de inmediato, ya que comprendí que allí había un sendero científico que podría alejarme de mi eterna posición de «víctima» para darme un puesto como «cocreador» de mi destino.

Bajar Libro: La Biología de la Creencia, del Dr. Bruce H. Lipton

Video Documental – La Matriz de la Vida

4 septiembre 2010 4 comentarios

Video Documental



LA    MATRIZ    DE    LA    VIDA



Les dejamos este muy recomendable documental, doblado al español, donde se nos muestra que la recuperación de nuestra salud es realmente posible con métodos diferentes a la medicina alopática (la que sólo quema, corta y envenena) establecida como la única válida por este sistema de falsas creencias. Conozca casos impactantes de personas que decidieron seguir el camino de las terapias alternativas y sus increíbles resultados.

A %d blogueros les gusta esto: