Archivo

Archive for the ‘Reflexión’ Category

Video ENTREVISTA MADAME GHIS (Ghislaine Lanctôt): La muerte civil


 Les dejamos este magnífico nuevo video/entrevista de la gran ALISH, la misma que sacó a la fama en internet a la monja y Dra. Teresa Forcades para aclarar a la población el tema de la gripe porcina y la igualmente fraudulenta vacuna AH1N1.  

Admiramos a la Dra. Ghis y agradecemos el excelente trabajo de Alish.

Por favor, difundan este video entre sus contactos. Hay que tratar de despertar a la mayor cantidad de personas posible.

La mafia Médica (1994) es el libro que le costó a la doctora Ghislaine Lanctôt, ahora GHIS, su expulsión del colegio de médicos en Canadá y la retirada de su licencia para ejercer la medicina. Se trata probablemente de la denuncia publicada más completa, integral, explícita y clara del papel que juega a nivel mundial el complejo formado por el sistema sanitario y la industria farmacéutica. Pasados ya 18 años, después de varias amenazas y de haber estado en la cárcel, sigue activa y publicando en contra del negocio de la Medicina, del sistema establecido y a favor de lo que ella llama muerte civil: cuando dejamos de reconocer las autoridades externas para someternos a la única autoridad que existe: la de uno mismo. Ahora vive sin cargos públicos ni títulos académicos, sin propiedades, sin pagar impuestos, sin carné, sin documentación, sin tarjetas… libre.

He tenido el honor de poder entrevistarla en Quebec (Canadá), de dónde por ahora no puede salir al prescindir también de documentos personales, como el pasaporte. Con ella repasamos su historia y hablamos de temas tan actuales como de la inexistencia de la deuda de los países; de cómo las elecciones (¿democráticas?) son grandes farsas en las que unos cuantos borregos eligen a los pastores que los van a llevar al matadero; de que el SIDA no existe como enfermedad o que el cáncer no es ya ningún misterio, sino una enfermedad que se puede curar muy bien, pero cuyos tratamientos están prohibidos.

– Alish –

Dra. Ghis Lanctot desenmascara al Nuevo Orden Mundial y la mentira de las vacunas

12 julio 2012 9 comentarios

 “La Mafia Médica” es el título del libro que le costó a la doctora Ghislaine Lanctot su expulsión del colegio de médicos y la retirada de su licencia para ejercer medicina. Era que no, si se trata de una contundente denuncia sobre la relación a nivel mundial entre el complejo formado por el Sistema Sanitario y la industria farmacéutica.

El libro expone, por una parte, la errónea concepción de la salud y la enfermedad que tiene la sociedad occidental moderna, fomentada por esta mafia médica que ha monopolizado la salud pública creando el más lucrativo de los negocios.

Además de tratar sobre la verdadera naturaleza de las enfermedades, explica cómo las grandes empresas farmacéuticas controlan no sólo la investigación sino también la docencia médica, y cómo se ha creado un Sistema Sanitario basado en la enfermedad en lugar de en la salud, que cronifica enfermedades y mantiene a los ciudadanos ignorantes y dependientes de él. El libro es pura artillería pesada contra todos los miedos y mentiras que destrozan nuestra salud y nuestra capacidad de autorregulación natural, volviéndonos manipulables y completamente dependientes del sistema. A continuación, una estupenda entrevista a la autora que realizó Laura Jimeno Muñoz para Discovery Salud:

http://www.elciudadano.cl/2009/04/28/7593/la-mafia-medica/

http://www.personocratia.com/panda/modules/JournalPersonocratia/documents_joi..

El ser humano está recuperando su poder, secuestrado por la farmafia

10 abril 2011 13 comentarios

El ser humano está recuperando su poder, secuestrado por la farmafia

 

 

 

¿Por qué siempre quienes estamos despiertos y la mafia de las farmacéuticas no nos convence con sus “investigaciones” dirigidas, unilaterales y sin base científica comprobable en forma independiente, tenemos que ser quienes presentemos las PRUEBAS demostrando que las vacunas son malas, dañinas y que no cumplen con lo que vienen prometiendo por 200 años?

Encontramos que la parcialidad con que se trata este tema es increíble. Siempre se tiende a ver los cuestionables y mañosos artículos publicados en revistas médicas que refuerzan la mentira de las vacunas, tan descaradamente como “incuestionables”, cuando en realidad son MUY cuestionables.

 

 

Las empresas fabricantes de vacunas no son la beneficencia ni menos organizaciones humanitarias. Son el NEGOCIO más rentable y la industria más poderosa (hasta ahora) que existe sobre el planeta Tierra, y eso la gente parece no verlo, especialmente quienes defienden el dogma con que les han programado su limitada y nada crítica mente.

Siempre los defensores de las vacunas, al ver que están perdidos con las abrumadoras pruebas que se encuentran por montones, cambian el enfoque y empiezan a atacar a médicos, científicos y personas que sí han logrado despertar de la hipnósis colectiva y que se han salido del “culto” a las vacunas, demostrando que sus cerebros sí funcionan y que no son meros repetidores sin sentido de la infame mentira de las vacunas.

 

 

Si un ciudadano -independientemente de la carrera, profesión u oficio que tenga- cuestiona las satánicas vacunas, saltan de inmediato a atacarle los que profitan del negocio multimillonario de las vacunas, alegando que “no está capacitado” para opinar siquiera porque no es científico. Pero resulta que una persona que tiene sus facultades mentales en óptima condición SÍ ESTÁ CAPACITADO para leer documentos y encontrar los problemas que hemos encontrado a las tóxicas pócimas de bruja, más conocidas como vacunas.

Un simple ciudadano está capacitado para leer el folleto informativo que viene con toda vacuna, pero la pregunta que los fanáticos de las vacunas no nos responden nunca es: ¿Por qué le ocultan a la gente esa información, antes de vacunarlos?

 

 

 

No estamos hablando de literatura médica, la que sí existe, y que comprueba el daño que producen todas las vacunas, sin excepción. Estamos sólo mencionando el panfleto que viene dentro de la caja de cada vacuna y que “se supone” es información para el paciente, para que se informe ANTES de decidir vacunarse o no. Pero, claro, como ahora les ha bajado a los gobiernos (por sus arreglos financieros con la mafia farmacéutica) y políticos de turno, hacer “obligatorias” las vacunas, y aunque no lo sean realmente por ley, también lo expresan en sus campañas y lo dicen sus propias autoridades de salud, como una forma de PRESIONAR a la gente a aceptar por miedo las dañinas vacunas.

 

 

En todo folleto informativo o inserto que viene con cada tóxica vacuna, se acepta (por parte del propio fabricante de las vacunas brujas) que no hay estudios sobre efectos en embarazadas o no se sabe si causan cáncer, si daña al feto, si produce mutación al ADN o si produce problemas de infertilidad para el vacunado. Si la gente supiera todo esto -ni siquiera mencionamos las larguísimas listas de los llamados “efectos adversos” que se contemplan como POSIBLES con las infames vacunas-, ellos ciertamente dudarían si aceptarla en forma tan inconsciente, ingenua y en total ignorancia.

También sería bueno que los defensores de las inyecciones de tóxicos (que son la base del negocio de la fabricación de enfermos en el mundo, los eternos CLIENTES de esta mafia para desangrarlos de su dinero, salud y finalmente de sus vidas), explicara:

 

 

 

 

¿POR QUÉ NUNCA LOS FABRICANTES DE VACUNAS HAN QUERIDO INCLUIR EN SUS ESTUDIOS A GRUPOS DE NO-VACUNADOS?

 

Eso ya NO ES científico ¿cierto?

 

¿Dónde está la ciencia hoy día en la industria de tóxicos virulentos inyectables?

Está secuestrada por esta industria inescrupulosa, que no ha dudado a la hora de deshacerse de científicos y médicos que alguna vez se levantaron contra esta mafia y les manifestaron su negativa de apoyarlos en las evidentes mentiras que ellos descubrieron an algún momento. Y decimos “deshacerse” en el sentido de eliminar a estos seres humanos íntegros, asesinándolos o -en el “mejor” de los casos- quitándoles sus credenciales científicas o médicas, junto con asesinato de imagen por medio de desprestigio usando las más viles tretas.

Siempre que aparece un médico o científico hablando contra las asquerosas vacunas, sale alguien reclamando su supuesta desacreditación para discutir siquiera el tema. Siempre alguna mano oculta publica algún sitio en internet donde hacen sus mejores esfuerzos por desacreditarlo. Siempre alguien sale diciendo SIN PRUEBAS, claro, que no es médico, que estudió un puro año y ese es el fin de la discusión, porque así lo quiere la industria mafiosa de las farmacéuticas.

No nos cansamos de entregar la verdadera información a la gente de este planeta, porque ya era hora que alguien empezara a hacerlo. Nuestra negligencia fue la responsable de que las cosas llegaran hasta este punto. Nuestra “flojera” hizo posible que entregáramos no sólo este asunto, sino que TODOS a unos supuestos “expertos”, y entonces fue que nos deshabilitamos para opinar en cada tema. Curioso resulta entonces a este punto, que siendo que cada uno de nosotros está en posesión de un cuerpo físico, no se nos permita administrar ese cuerpo, porque aparece alguien etiquetado de EXPERTO y quien dice saber qué es bueno o malo para nosotros…pero resulta que siempre lo que nos hace mal es lo que ellos insisten en afirmar es lo mejor, pero sólo porque actúan movidos por la codicia, la avaricia y la falta de integridad.

 

Dra. Viera Scheibner

 

 

Afirmamos que la Doctora Viera Scheibner es una eminencia en el tema vacunas y  se le está intentando -una vez más- invalidar por afirmaciones no probadas hasta el día de hoy.

 

 

Dr. Andrew Moulden

 

 

Lo mismo pasó con el Dr. Andrew Moulden, lo atacaron y lo difamaron, porque está informando a la gente del peligro de las toxicas vacunas y alertando que todas las vacunas producen isquemia (derrames). Él creó una plantilla con la que se puede saber a qué nivel ocurrió un derrame, por medio de revisión de fotografías (tomadas antes y después de las dañinas vacunas), la que se aplica a la cara de las personas.

 

Plantilla para medir la asimetría de la cara. Esto ayuda a determinar cuándo y dónde ha ocurrido un derrame (isquemia).

 

 

El Dr. Moulden trabaja actualmente en forma casi anónima en la recuperación de niños con graves daños por vacunas, y lo hace en silencio precisamente por la forma inhumana en la que fue atacado en todo sentido por la farmafia.

 

Dra. Ghislaine Lanctot

 

 

A la Dra. Ghislaine Lanctot le quitaron su título médico por hablar públicamente contra las vacunas asesinas, y hasta la encarcelaron por ello. La mafia farmacéutica se encargó de encarcelarla con sus argucias de siempre, para lo que tienen contratados los “mejores” abogados del diablo.

 

Dra. Rauni Kilde

 

 

A la Dra. Rauni Kilde también la desacreditaron como pudieron, por las mismas razones antes expuestas. Lo mismo pasó con la Dra. Rima Laibow. Y la lista suma y sigue.

¿Quieren ver una pequeña muestra de científicos asesinados y encontrados muertos en extrañas circunstancias? Vean este par de enlaces:

 

http://www.stevequayle.com/dead_scientists/UpdatedDeadScientists.html

http://www.stevequayle.com/dead_scientists/UpdatedDeadScientists2.html

 

Todas estas personas, nobles seres humanos que mantuvieron su integridad ante todo, son por quienes nos levantamos y tomamos su mensaje ahora, para ayudar a despertar al resto de la humanidad dormida e hipnotizada por las serpientes del gobierno oculto que intenta en estos precisos momentos tomarse por completo el poder y esclavizarnos como nunca antes, por medio de un solo gobierno mundial. Desean instaurar la tiranía global, pero sus planes de van al tacho de la basura cuando se encuentran con seres humanos despiertos y de pie, unidos en pro de la salud, la vida, la integridad, la verdad y la libertad humanas.

Si alguien no quiere hacer caso a las advertencias de peligro que estamos entregando por todo el planeta Tierra, está bien, esa será su decisión personal. Pero habrá quienes sí deseen despertar y hacer una pausa en sus vidas controladas por costumbre, por hábitos inculcados por otros y que nunca habían cuestionado. Cada día más seres humanos despiertan del letargo y empiezan a tomar la responsabilidad que les corresponde en su propia vida. Cuando despertamos y dejamos de ser víctimas, es que la verdadera libertad empieza. Lo mismo pasa con la salud: mientras una persona se sienta víctima de la vida y crea que tomando una píldora (o vacuna tóxica) se librará del miedo que carga encima, jamás se logrará recuperar. No, hasta que recuerde que el poder de sanar está dentro de sí misma, no fuera de ella.

Finalmente, esto va para los que están del lado de los eugenistas pro-vacunas (tal como Bill Gates): Dénse por vencidos. Si les queda ALGO de luz en su interior, algo de integridad, algo de remordimiento por todo el daño causado a millones y millones de personas en este planeta, empiecen a buscar otra forma de negocio, si es que no desean tratar de reparar de alguna forma los daños causados. Si siguen pagando a personas ignorantes del tema para que les vengan a hacer el otro trabajo “sucio” de molestar a quienes ya sabemos la verdad sobre ustedes, sepan que botan a la basura ese dinero, dinero -por lo demás- que está manchado con la sangre de quienes han caído en su macabro pero ingenioso engaño. Recuerden que no todo dura para siempre, menos negocios genocidas como el suyo.

 

 

La gente no está queriendo vacunarse y ustedes ahora también liberan vacunas en mosquitos…¿No será mucho?

 

 

El ser humano ha mutado y ustedes lo saben bien. El nuevo ser humano se sobrepone a todas las mugres tóxicas, manipulaciones genéticas de virus, semillas y organismos de todo tipo, nanotecnología, y tecnologías ocultas que manejan, sin importar de qué tipo sean. El ser humano nuevo, evolucionado y conciente de quien es, es inmune incluso a la radiación nuclear. Y sepan bien que vuestro show ha llegado a su fin. Tal vez vuestra enseñanza para toda la humanidad fue habernos mostrado que teníamos que despertar y sobreponernos al miedo y a la muerte.

 

Movimiento Ciudadano “Detengan La Vacuna” – Chile

LAS VACUNAS ACORTAN EL TIEMPO ENTRE ENFERMEDAD LEVE Y ENFERMEDAD INCURABLE

10 marzo 2011 2 comentarios

LAS VACUNAS ACORTAN EL TIEMPO ENTRE ENFERMEDAD LEVE Y ENFERMEDAD INCURABLE


 

 

Por Dra. Suzanne Humphries, traducido por Andrea Santander

 

 

 

Es otoño en el hemisferio norte y más de 1 tipo de oscuridad se ha puesto. Las vacunas están siendo inyectadas a la velocidad de la luz. Nuevas vacunas, vacunas sin probar, vacunas para la gripe de doble fuerza para el grupo de personas sobre 65 años; ninguna de ellas ha sido demostrada como efectiva con respecto a mantener a alguien sano. Los ingenuos están haciendo filas en las clínicas, en los malls y tiendas de compras. Ellos no saben qué tipo de vacuna recibirán. ¿De qué fabricante es? ¿Tiene mercurio? ¿Qué químicos contiene? ¿Por qué habrían de preocuparse? ¿Por qué no habrían de confiar en sus doctores (o en su farmacéutico local)?

 

Aquéllos profesionales de la salud dicen que es buena idea que ustedes obtengan su vacuna de la gripe para permanecer saludable este invierno, de manera que permiten que la enfermedad les sea inyectada en sus músculos. La gente ha sido hipnotizada, dopada y atemorizada por una enfermedad “cuco” llamada gripe. Irónicamente, el verdadero cuco -el monstruo silencioso que puede causar estragos irreconocibles- sólo se desliza debajo de vuestra piel, completamente inadvertido y enmascarado como algo saludable, llamado vacuna. A pesar de cualquier lógica o ciencia detrás del marketing masivo de las vacunas de la gripe y la neumonía, estas vacunas permanecen como las soluciones más recomendadas para prevenir enfermedad, por la uniformada propaganda de practicantes repetidores.

La gente que está siendo vacunada y los practicantes que están presionando estas vacunas, son parroquianos de la más grande iglesia en la tierra. Ellos pueden ser muy devotos y no razonadores. Ellos creen que esta religión médica, la vacunación, ha salvado millones de vidas. Ellos han leído la santa biblia de Merck y creyeron los mantras del CDC que las vacunas han erradicado la enfermedad de la Tierra. Ellas deben ser un regalo de algún dios ¿verdad? pero ¿Qué más han leído de las vacunas estas personas adoctrinadas vestidas con batas blancas? Con algunas excepciones, preciosa pequeña cantidad.  La mayoría de quienes administran estas mezclas de agua y estiércol ni siquiera saben qué ingredientes hay en ellas.

 

No importa qué tan obvia se vuelva la verdadera causa de tanta miseria humana -que la gente se esté enfermando de hecho y volviéndose inmunosuprimida por vacunas y medicamentos-, los fieles de la farma no pueden ver la causa. He aquí el por qué: Los Doctores son los modernos sacerdotes y sacerdotisas, ungiendo a sus seguidores con recetas. Los sacerdotes están encaprichados con una adicción al poder donado a ellos. Se pavonean por ello, gallos seguros de haber estado en lo correcto de enseñar la una y única verdad en forma de medicina, y se sienten cumpliendo su servicio a la humanidad. Han sido exitosos ordenados dentro de la Hermandad. Ellos no tienen intenciones de dudar o de abandonar su programación, incluso cuando son testigos al ver a alguien sanando sin medicamentos o permaneciendo saludable sin vacunas. ¿Dónde quedarían si se dieran cuenta que la tierra estaría mejor sin sus templos y agua bendita? Ellos son inintencionadamente dependientes de las enfermedades de sus devotos y del sistema que les enseñó a entrenarse con la enfermedad en vez de sanarla. El templo de los espejos está lleno de humo y crea ilusiones que mantendrán al enfermo volviendo por más.

 

Las reacciones a las vacunas pueden buscarse en aquellos que no consideran una vacuna como una droga potencialmente tóxica, como mala suerte o como un nuevo problema que aleatoriamente se materializa de la nada. No importa qué nuevo síntoma o enfermedad llegue algunas horas, días o semanas después de una vacuna; el nuevo problema es considerado un evento al azar. Gente con ataques cardíacos, derrames, infecciones (a saber, la neumonía), falla de órganos, cáncer, enfermedades autoinmunes, artritis, alergias, desórdenes en la sangre, convulsiones, enfermedades crónicas exacerbando casi siempre una historia pasada de “tratamiento” alopático y vacunaciones que pudieron haber llevado a la condición médica actual, en vez de prevenirla. Estudios científicos de seguridad y estudios de seguimiento a largo plazo demostrando la falta de asociación entre las vacunas y la lista ya mencionada de condiciones, no existen. Quienquiera que dude de esto por favor produzca alguna evidencia contraria, porque la carga de prueba no recae en mí. Soy sólo una doctora, testigo orientada desde el lado de la cama.

 

Para el practicante promedio, si las reacciones a vacunas no ocurren durante horas después de la inyección y si no están en una lista de reacciones que parezcan de vacunas, entonces las vacunas son removidas de la lista de sospecha por los sacerdotes médicos. Y aquellos que cuestionan o apuntan a las conexiones, son sumariamente despedidos. Los sacerdotes del farma-culto dirán, “Esta correlación no puede ser probada; esto es anecdótico. Pudo haber sido cualquier cosa.” Cualquier cosa… ¿cómo cuál? ¿Una mala hamburguesa, mala suerte, malos genes, aire frío, demasiado colesterol? Cualquier cosa. Cualquier cosa, eso es, exceptuando su más amada poción, la vacuna. No es la solución tradicional. No es el más grandioso descubrimiento de los pasados 200 años. No es el santo grial de la farma. No, no. Simplemente no puede ser la vacuna por la que ellos mantienen demasiada confianza ciega.

En los días y semanas que han pasado desde que empezaron las vacunas este otoño, los enfermos y heridos han tropezado hacia emergencia y clínicas. O han sido llevados en sillas de ruedas, desorientados, con disnea, tosiendo sangre, convulsionando. Lo he visto de primera mano, desde emergencias a cuidados intensivos, y si es que fueron afortunados, hacia las salas. Y si no fueron afortunados, estaban en los obituarios. El hospital estuvo misteriosamente lleno a su capacidad a mediados de octubre. La búsqueda de la causa de tanta enfermedad fue seguida con millones de dólares en pruebas. La causa de esa gran ola de pacientes enfermos podría estar justo debajo de las narices de los sacerdotes, pero aún así continúan buscando algo que les haga sentido dentro de los límites de su programación.  Ustedes ya saben lo que “ellos” dicen, “Si deseas esconder algo, pónlo a plena vista”. En el caso de las vacunas, esa táctica ha sido sorpresivamente exitosa.

He aquí el plan de los entusiastas de las vacunas: Vacunar a todos. Díles que es necesario para prevenir muerte y enfermedad. Házlo fácil para ellos, y si es necesario, házlo gratis. Díles que es irresponsable rechazar la inyección. Amenázalos e incítalos. Díles que podrían perder su medio de vida si no obedecen. Si demasiados rehúsan, declara estados de emergencia, eleva la producción, haz la vacunación obligatoria. Si suficiente gente es vacunada, pronto llegará a ser imposible discernir entre enfermedad regular de las enfermedades inducidas por vacunas. Todos simplemente parecerán estar enfermos y cada humano llegará a estar lo suficientemente desesperado como para tragar al menos 2 ó 3 adminículos de la farma (píldoras) cada día, de por vida. La enfermedad llegará a ser esperada desde el nacimiento hasta la muerte, y el tiempo se acortará entre ambos.

 

De vez en cuando, un paciente, doctor o enfermera ve algo de verdad a través de un ojo a medio abrir. Cuando eso ocurre, él/ella obtiene un vistazo de lo increíble, de lo inimaginable. Para todos los demás, la fábula de la teoría del germen sigue viva, mientras los accionistas depositan sus dividendos. Algunos de nosotros nacimos iluminados y despertar es doloroso.  La verdad casi siempre se cuela, sin anunciarse. Asusta lo mejor de nosotros, golpea nuestras almas, irrita nuestros egos. Y si la correcta indignación no nos mantiene aprisionados, la verdad liberará y causará que el observador busque un nuevo camino, una verdadera vocación (traducido literalmente como “llamado”). En el mundo de la medicina convencional, aquellos que están cómodos necesitan ser sacudidos, y los pocos que son sacudidos a menudo necesitan consuelo.

 

Las paredes del engaño -que las vacunas son necesarias, seguras y efectivas- se están quebrando. Cada semana, algunas pocas personas son figurativamente sordas, ciegas y menos son simple-mente ingenuas. Las masas no están formando filas estos días de la forma en que lo hicieron sólo algunos años atrás. La confianza del público está declinando a pesar de la propaganda de la máquina de los medios. La verdad es indestructible y la telaraña de mentiras alrededor del valor de las vacunas se está desenmarañando.  Pronto llegará el día cuando el peso de las mentiras colapse sobre las cabezas de los sacerdotes, quienes han sido reclutados para mantener distorsionadas las verdades sobre las vacunas.

 

Mientras tanto, muchos serán mutilados y muchos morirán. Tristemente esto ocurrirá sin que nadie en el templo haga la asociación entre la vacuna y la muerte. El médico Alemán, Samuel Hahnemann, el fundador de la Homeopatía dijo una vez que si un médico alopático profundizaba una enfermedad con sus drogas supresoras lo suficiente, el paciente podría llegar a ser incurable. Él conocía la verdad: cuando el daño es lo suficientemente profundo, a menos que ocurra un milagro, no hay vuelta a la salud. Las vacunas acortan el tiempo entre enfermedad leve y enfermedad incurable, especialmente cuando son dadas a personas que ya tienen comprometida su salud. Cuando lesiones son apiladas sobre la enfermedad, lo único que queda por hacer es controlar el daño y pedir por un milagro.

 

Existe información creíble, lista y dispuesta sobre el riesgo de cada vacuna. Existe una montaña de evidencia que dice algo distinto a los mantras dichos por médicos y lo que se ve en televisión. El canto de la necesidad de vacunación y seguridad es disonante de la lógica y la razón…y la ciencia. Tal vez usted no debería confiar en su médico-sacerdote, porque él/ella ha sido engañado/a también.  Muchos sacarán ganancias de vuestra salud. Si una vacuna causa daño, no habrá nadie detrás de la cortina que le entregue a usted una nueva vida y nadie que lo ayude a volver a casa. Estará sólo usted, su triste familia y un doctor con un block de recetas. Es hora de despertar, mientras la elección todavía es suya.

 

A %d blogueros les gusta esto: