Archivo

Archive for 28 marzo 2010

MINSAL Prepara Estrategia Comunicacional para Neutralizar Nuestras Denuncias

28 marzo 2010 13 comentarios

MINSAL Prepara

Estrategia Comunicacional

para Neutralizar

Nuestras Denuncias Contra

la Vacuna AH1N1

Tal como hemos dicho, vamos a publicar todo documento o información que nos llegue y que sea importante que la ciudadanía conozca.

Ahora les traemos este extracto de un documento del Minsal de la Unidad de Inmunizaciones  del DIPRECE (División de Prevención y Control de Enfermedades).

Iremos  analizando y comentando  por segmentos. La letra en negrillas es NUESTRO análisis. El resto es parte del extracto que llegó a nuestras manos.

MINSAL (EXTRACTO)

Unidad de Inmunizaciones-DIPRECE

V1-´24-03-2010

2.3.3 Riesgo de incertidumbre y temor irracional

Así como hay motivos para prever que la demanda por la vacuna      A\H1N1 puede ser mayor a lo habitual, también hay experiencias recientes, provenientes de varios países del hemisferio norte, donde las aprensiones en torno a la seguridad y la eficacia de estos nuevos productos impidieron alcanzar las coberturas planificadas por las autoridades de salud pública.

El temor a lo desconocido puede ser un factor de alta injerencia en el nivel de aceptación de la vacuna por parte de la población objetivo, y por ende también en el cumplimiento de los propósitos de la intervención.

El Minsal, analiza la experiencia internacional en relación a la demanda y a la aceptación de la población a recibir o someterse a ser inoculado por la A/H1N1, asegurando que el incumplimiento de las coberturas planificadas por las autoridades de salud pública, se deben nada más y nada menos que por “temor a lo desconocido”, atribuyéndole a este estado (de temor) una injerencia que nunca ha sido gravitante a la hora de la toma de decisiones de una instancia del gobierno tan importante como un Ministerio de Salud, siempre que esas políticas públicas de la cartera fueran completamente ciertas, bien argumentadas, donde la población recibe la información completa y la adquisición de –en este caso- las vacunas sean realizadas de manera transparente. En estricto rigor, el primer planteamiento no responde a la necesidad de información que necesitan los ciudadanos, menos aún, entregan una visión científica que sea corroborada de la misma manera donde quede absolutamente despejada la duda de lo beneficioso que podría ser inocularse con una dosis que en los países del hemisferio norte han sido rechazadas.

Sin duda hay razones justificadas para que la población se manifieste más inquisitiva que lo habitual, en relación a los posibles efectos adversos de las nuevas vacunas contra el virus A\H1N1. Para empezar está el mal recuerdo de una vacuna desarrollada en los Estados Unidos a fines de los años 70’, con un virus genéticamente emparentado con el actual, cuya utilización se asoció a un aumento significativo de los casos de Síndrome de Guillian Barré. No se llegó aclarar si estos eventos fueron desencadenados por el principio activo propiamente tal; por algún residuo antigénico del proceso de propagación de la cepa viral en huevos, o por otro defecto del proceso de manufactura. El hecho es que las vacunas anti-influenza elaboradas con virus de origen porcino quedaron marcadas con un mal precedente de seguridad. Algunas de las vacunas contra el virus A\H1N1 recientemente registradas ofrecen un flanco de incertidumbre adicional, cual es su producción con tecnologías de cultivo de celular, mucho más nuevas que la plataforma clásica de propagación en huevos. Además hay formulaciones de vacuna pandémica – clásicas y de cultivo celular – que incorporan los nuevos adyuvantes oleo-acuosos, genéricamente denominados “escualenos”, entre los cuales hay una variedad de productos con diferentes grados de respaldo en experiencia clínica y aprobación de las agencias regulatorias; desde algunos que tienen varios años de uso comercial, en vacunas contra influenza estacional y de otros tipos, hasta otros que acaban terminar su desarrollo pre-registro.

Por otra parte, el argumento que pretende confirmar el Minsal, es atribuido a la “trayectoria de los laboratorios de origen”, es decir, la duda que supuestamente (según lo escriben y lo hacen aparecer como argumento) registran los laboratorios que producen esta dosis, bajo la premisa de haber quedado con una imagen deteriorada en relación a


“una vacuna desarrollada en los EstadosUnidos a fines de los años 70’, con un virus genéticamente emparentado con el actual, cuya utilización se asoció a un aumento significativo de los casos de Síndrome de Guillian Barré. No se llegó aclarar si estos eventos fueron desencadenados por el principio activo propiamente tal; por algún residuo antigénico del proceso de propagación de la cepa viral en huevos, o por otro defecto del proceso de manufactura.”

Este planteamiento, es al menos, cuestionable como argumento basal, puesto que aplican recursos comunicacionales denominados “falacias”. En este párrafo, el MINSAL, utiliza dos tipos de falacias. Ejemplo uno: “Falacia ad ignorantiam, la que pretende defender que algo es definitivamente verdadero o falso porque no podemos demostrar lo contrario”. Si aseguran que no se pudo comprobar que fuera causante del aumento significativo de casos del virus Guillian Barré, tampoco se podría afirmar lo contrario, es decir, que no fue causante del aumento de pacientes que experimentaron dicha enfermedad.

Por otra parte y como ejemplo dos, el Minsal utiliza la denominada “Falacia ad baculum, la que se aplica para defender una conclusión sin justificarla, más bien sólo apela a los sentimientos y prejuicios de los –en este caso- ciudadanos.  El prejuicio al que nos referimos para rebatir la posición del Minsal, es al desprestigio que tuvo un laboratorio determinado en la década de los ’70, en Estados Unidos y a los malos recuerdos que pueden tener las personas en relación a la mencionada situación. También es poco seria la respuesta, pues no entrega de manera seria informes o estudios que comprueben que el rechazo que se ha dado, internacionalmente, a la A/H1N1 se deba a este conocimiento y experiencia previa de los ciudadanos en la actualidad.

Otro elemento que no puede ser soslayado a la hora de ponderar la seguridad de las vacunas es la trayectoria del laboratorio de origen. En este sentido también hay una diversidad de ofertas, desde las producidas por laboratorios debutantes, hasta las avaladas por productores tradicionales, con más 50 años de experiencia en manufactura de vacunas contra influenza.

Aún obviando otros factores, de lo anterior se infiere que la evidencia de seguridad clínica de las vacunas A\H1N1 recientemente registradas es heterogénea y difícil de comunicar en términos asequibles para el público general. Esto último es sinónimo inevitablemente de desinformación e incertidumbre, dos condiciones ampliamente reconocidas por su efecto antagónico a la aceptación social de las vacunaciones. También es hecho sabido que los escenarios donde existe desinformación o evidencia científica incompleta son terreno fértil para la propaganda de ideas anti-vacuna, cuya principal estrategia es el testimonio emotivo anecdótico, transmitido en primera persona, en lenguaje propio del público objetivo. Los medios de prensa, por su parte, pueden contribuir a masificar el daño social causado por estos mensajes, sea por desinformación propia, o por interés de lucrar a partir de la polémica entre las autoridades de Salud, los expertos en vacunas y los voceros de las corrientes contrarias a las vacunaciones.

Al respecto podemos decir que, todos los ministerios de Chile, así como las instancias correspondientes en otros países, cuentan  -o al menos eso nos hacen creer- con un departamento de Comunicaciones, la que no sólo trabaja con comunicados y tampoco se dedica a buscar espacios en los distintos medios de comunicación que circulan en el país. El objetivo principal de esta área dentro de una repartición de gobierno, es precisamente, entregar la información sobre el tema abordado (en este caso la vacuna A/H1N1) de manera clara, con términos asequibles para el público en general. Si los expertos en comunicación del Minsal no pueden desarrollar de manera adecuada esta labor, corresponde –entonces- decir que no están preparados para desarrollar este trabajo. No parece serio, más bien parece una chambonada que da gusto por el estilo del cantinfleo, para sacarse de encima el bulto y no responder ante los cuestionamientos más básicos en relación a esta vacuna. Incluso, asumen que mientras haya desinformación, se produce un terreno fértil para “la propaganda anti –vacuna”, buscando con ello, sólo desvirtuar la calidad del material ofrecido y entregado a las instancias pertinentes donde les hemos dado a conocer  los daños colaterales de esta inoculación. Al momento de tratar de desvirtuar la información, también dan cuenta que la han recibido de nuestra parte y que la están analizando, aunque de mala forma. El Minsal debe reconocer que en esta campaña donde exigimos información completa en base a los documentos entregados y que todos ustedes pueden leer en nuestro sitio web (https://detenganlavacuna.wordpress.com) que no hemos apelado a testimonios emotivos y mucho menos anecdóticos, sino que hemos entregado informes oficiales, así como documentación de investigaciones científicas que dan cuenta del daño que provoca la A/H1N1. Así como tampoco somos nosotros los que buscamos lucrar con esta polémica, puesto que los únicos beneficiados con esta idea de seguir adelante con la campaña de vacunación, son el mismo ministerio, puesto que busca aparecer en primeras planas y en noticieros dando cuenta de la efectividad del llamado que ha hecho aplicando la política del terror, así mismo, las farmacias que proveen de este medicamento a los ciudadanos, los que cobran por cada dosis entre los 13 y 16 mil pesos. En el fondo, ganan los comerciantes de la salud, a costa –obviamente- de la salud de los chilenos. Ya el Minsal aclaró que tiene presupuestado aplicar la vacuna a 4 millones de habitantes, subiendo la cifra de 2 millones que había propuesto el antiguo gobierno. ¿Si esto no es negocio, que nos expliquen qué es? Porque después de informarnos con mucho cuidado de todos los antecedentes que existen en el mundo al respecto, no podemos pensar que de verdad están pensando en el bienestar de la sociedad.

2.3.4 Riesgo de desinformación de la operativa

El tercer riesgo previsto dice relación con las posibles causas de desorganización, en el plano de la entrega y la recepción de los servicios vacunación. Entre ellas cabe re-considerar la demanda desproporcional a la oferta, discutida más arriba, pero más específicamente la desinformación acerca de las modalidades operativas de la intervención, particularmente aquellas que difieren de las aprendidas a través de las campañas vacunación contra influenza estacional. En este plano hay cambios conceptuales y administrativos transversales al PNI, y también ajustes operativos que derivan del diseño de esta intervención particular.

La vacunación contra el virus A\H1N1 será la primera que transcurra en el marco del nuevo Decreto de Enfermedades Trasmisibles de Vacunación Obligatoria (N°1305, de septiembre de 2009, revisado en el N°06, de enero de 2010), donde la influenza – en cualquiera formas epidemiológicas – aparece oficialmente instalada entre las enfermedades objeto del PNI.

Este cambio tiene múltiples implicancias. Por ejemplo, implica que a partir de este año no será apropiado ni conveniente utilizar el término “campaña” para referirse a la vacunación contra esta enfermedad, porque su acepción más difundida alude a medidas extraordinarias, para cuya implementación se requiere movilizar recursos financieros y humanos que no forman parte del presupuesto o la infraestructura regular del sistema de salud. Ninguno de esos atributos es aplicable a la vacunación contra influenza, entendida como enfermedad objeto del PNI. El Decreto N° 1305 también sitúa la responsabilidad de la gestión regional del PNI en la máxima autoridad sanitaria de cada Región, y define a la red de Atención Primaria de Salud (APS) como su principal órgano ejecutor, primordial responsable de entregar los servicios de vacunación necesarios para el cumplimiento de los objetivos sanitarios del Plan. En consecuencia, a partir de este año no será necesario suscribir convenios ni contratos específicos con los administradores de la Red de APS, para la ejecución de los servicios de vacunación contra la influenza. Sin perjuicio de ello, cada Secretario(a) Regional de Salud tendrá la responsabilidad de evaluar la capacidad de ejecución existente en su respectiva jurisdicción, y de reforzarla en lo que sea necesario, para asegurar el cumplimiento de la medida de Salud Pública en el plazo y con la cobertura requeridas.

Al parecer el Minsal y sus grandes pensadores, están más preocupados de diseñar una fórmula de comunicación estratégica, donde no se aplique la palabra “campaña” con el fin de evitar que la población entienda –equivocadamente- el despliegue de mayores recursos para enfrentar esta política errónea y desinformada que ellos mismos manejan. La idea, en el fondo, es entregar los recursos destinados para vacunar a la población que ya tienen identificada como “vulnerables o de mayor riesgo” y para los que deseen aplicarse la dosis de manera particular, que paguen lo que el mercado acuerde en el valor.  De ser así, entonces, queda mucho más claro que no estamos frente a una pandemia, pues al ser declarada pandemia, deberían entregar la vacuna de manera gratuita a toda la ciudadanía. La propuesta comunicacional del Minsal,  estaría respondiendo  a un negocio que -en el mejor de los casos- sugieren aplicarlo a los chilenos bajo una completa desinformación. Claro que ya tienen los cálculos financieros que esta encubierta campaña pro-vacuna rendirá al finalizar la vacunación a nivel nacional.

Los aspectos específicos del diseño que pueden incidir en la interfase entrega -recepción de los servicios incluyen: que las definiciones operativas de la población destinataria son parcialmente diferentes a las conocidas por los equipos de salud y la población general; que los grupos objetivo serán convocados en forma priorizada y secuencial, de acuerdo a las fechas de llegada y al número de dosis de cada partida de vacunas; que producto de lo mismo el período de ejecución podría ser más prolongado que lo habitual, y que el formato de presentación de la vacuna pandémica obligará a concentrar los servicios de vacunación en los establecimientos de la red asistencial formal, limitando las actividades en terreno a lo indispensable para llevar la vacunación a los beneficiarios que no puedan concurrir a solicitarla a los centros de salud.

Si el Minsal tiene ya claro que “la población destinataria son parcialmente diferentes a las conocidas por los equipos de salud y la población general” ¿por qué razón está apurando el proceso de vacunación? ¿no sería mejor que lograran identificar con claridad a la población destinataria? Junto, claro está, con entregar a todos los medios de comunicación la información completa y los antecedentes reales de cómo llegaron a las cifras que aluden a la población destinataria. Es irresponsable plantear una campaña de vacunación si los antecedentes más básicos ya presentan dudas por parte de los expertos en salud pública. Así mismo, llama la atención que se haya propuesto inocular a 4 millones de habitantes y que en este paper orienten la entrega de la vacuna en plazos diferidos, de acuerdo al número de dosis de cada partida de vacunas. Se desprende, entonces, que no cuentan con todas las dosis comprometidas, por lo que es necesario preguntarse ¿qué pasó con los fondos públicos destinados a esta etapa de salud? ¿Qué pasa con los contratos para adquirir este producto? ¿Cuántas son las dosis que, efectivamente, tiene el Minsal hasta este momento?

Exigimos que Minsal sea transparente con todos los puntos antes señalados. Así como también exigimos publique el o los contrato (s) que se han firmado para adquirir las dosis, puesto que en países del hemisferio norte y en Polonia, específicamente, la ministra de la cartera rechazó la compra de estas vacunas cuando revisó el contrato y se dio cuenta que le negaban la posibilidad de demandar a los abastecedores en caso de existir daños colaterales o de gravedad por parte de quienes recibieran la dosis.

Por una salud saludable,

Por el derecho a la información

¡¡¡EXIGIMOS TRANSPARENCIA !!!


Por el Consentimiento Informado de los Usuarios y Profesionales de la Salud

Para Padres que NO autoricen vacunar a sus hijos

28 marzo 2010 89 comentarios

Para Padres que NO autoricen

vacunar a sus hijos

Les dejamos este documento preparado especialmente para asegurar que en las escuelas o colegios no se vacunará a los niños cuyos padres NO lo autoricen.

En este país hay antecedentes de sobra de NO RESPETO por las decisiones de algunas personas de NO VACUNAR a sus hijos. Por ejemplo: nos han llegado muchas historias de presiones a mujeres para entregarles la leche en consultorios  SÓLO DESPUÉS que demuestren que sus hijos están vacunados. Esto es un abuso que denunciamos aquí y ahora. Ese chantaje se lleva acabo sin que nadie haga nada. Y quién sabe cuántas veces por una mísera bolsa de leche han tenido que dar su brazo a torcer madres concientes del daño de las vacunas, haciéndolas sentir humilladas y pasadas a llevar en su libre elección de lo que consideran que es mejor para sus hijos. Y esto es TODO EL AÑO, con las vacunas  que dicen ser “OBLIGATORIAS“.

Con esta vacuna tóxica y peligrosa AH1N1, por ejemplo, ocurrió que en Estados Unidos se envió notificación de vacunación a los padres. Hubo muchos que rechazaron dar su consentimiento, pero aún así vacunaron a sus hijos en algunos establecimientos.

Por este poderoso par de razones y ante la preocupación por este asunto de varios padres, es que hemos preparado un documento para ellos o tutores que NO autoricen que sus niños sean vacunados.

Lo aquí entregamos en 2 formatos editables en computador o a mano:

Bajar ACÁ documento en

formato Pdf (Editable)

Bajar ACÁ documento en

formato Word (Editable)

Les solicitamos que nos ayuden a difundirlo entre padres y apoderados para que sepan que tienen el derecho de negarse a una vacunación peligrosa y no suficientemente probada (por más que les digan lo contrario).

Este documento viene en 2 hojas (original y duplicado), en el que se llena: la fecha;  nombre del Director/a del colegio o escuela; Nombre del establecimiento educacional; nombre de 1 padre o tutor; nombre del niño/a y curso.

Al pie lo firma el/la apoderado/a  y se pide a quien lo reciba a nombre del establecimiento su nombre, firma y timbre del establecimiento.

Finalmente se guarda una copia el apoderado/a y la otra copia es para que conste en el registro del establecimiento educacional.

¡Eso es todo!

Acá le mostramos en qué consiste este simple pero valioso documento:

Porque en Chile no se está respetando el consentimiento informado:

¡¡ NO A LA

VACUNA DE

MUERTE LENTA

AH1N1 !!

Los preocupados y concientes ciudadanos de Chile y el mundo

Bolivia informa contenido de vacuna AH1N1 ¿y Chile POR QUÉ NO?

27 marzo 2010 25 comentarios

Bolivia informa

contenido de vacuna AH1N1

¿y Chile POR QUÉ NO?

Esta es la información que entrega la OPS  de Bolivia a sus ciudadanos, tratándose de la misma vacuna Sanofi Pasteur que entrega el Minsal en Chile:

Veamos ahora cómo nos informa la autoridad de salud a nosotros los chilenos:

Y… eso sería.

¡¡ I M P R E S E N T A B L E !!

Nada de información concreta relacionada con la vacuna AH1N1, la composición, contraindicaciones…¡NADA!

Recuerde que NOSOTROS los  propios ciudadanos fuimos los que conseguimos y publicamos la verdadera información que la autoridad de salud chilena NO ENTREGÓ A LA CIUDADANÍA.

¿ De qué otra forma se habría enterado usted si no de los efectos adversos de la vacuna tóxica y peligrosa AH1N1, por ejemplo?

Sin información concreta y

verídica no es posible un

CONSENTIMIENTO  INFORMADO.



Rechazo de Asociación Médica Peruana a la Vacuna AH1N1

24 marzo 2010 7 comentarios

Rechazo de la

Asociación Médica Peruana

a la

Vacuna AH1N1

Lima 11 de marzo del 2010*

Asociación Médica Peruana.

Campaña de vacunación contra la influenza A H1N1, no tiene ningún sustento técnico, ni epidemiológico

  • La incidencia y letalidad de casos reportados no justifica campaña y gasto.

  • Existe el riesgo de que la población desarrolle reacciones adversas a esta vacuna nueva.

  • No evitará la enfermedad por que el virus muta permanentemente.

La Asociación Médica Peruana (AMP) ha puesto de manifiesto que la vacuna contra la influenza AH1N1 no fue considerada en la Planificación de actividades de Atención Primaria 2010. Sus directivos sostienen que desde Noviembre del 2009, en que se inició la planificación de actividades, a la fecha, los informes de perfil de demanda y de vigilancia epidemiológica no reportan cambios en la incidencia del virus A H1N1 en el País.

“Los virus y sobre todo los del tipo RNA tienen la capacidad de mutar, por lo que la vacuna preparada serviría para la cepa de la epidemia de hace 1 año, más no para la que aparecería en el 2010”, señaló Herberth Cuba, presidente de la Asociación Médica Peruana.

El dirigente sostuvo que la epidemia reportada de AH1N1 durante el 2009 ha demostrado ser una enfermedad con baja mortalidad (sólo 0.03% y asociada predominantemente a problemas médicos serios, no controlados), cuya posibilidad como en toda enfermedad infecciosa se da dependiendo de diferentes mecanismos: uno es el agente infeccioso y otro la respuesta del huésped.

La Dra. Flora Luna, por su parte, señaló, que existe la posibilidad de reacciones adversas con esta vacuna, lo que se incrementa con los adyuvantes como el Escualeno (núcleo básico del colesterol, y que su uso en vacunas se asocia a problemas de tipo inmunológico y endocrino) y Polisorbato 80 cuestionados adyuvantes, y sino el también cuestionado preservante Timerosal (etilmercurio).

Componentes de estas vacunas que han reportado reacciones adversas en el hemisferio norte, entre setiembre y noviembre del 2009, en países donde se realizo la campaña de vacunación como Holanda, Suecia, Francia y España.

“La mayor parte de cuadros de infecciones virales dentro de ellos la influenza son casos leves, autolimitados, algunos moderados que requieren solo de tratamiento sintomático. Lo que debe enfatizarse son las campañas educativas a la población” afirmó.

De acuerdo a la indicación del MINSA en una primera fase deberían vacunarse niños mayores de 6 meses, gestantes, trabajadores de salud; en una segunda fase adultos mayores con morbilidad. En este último grupo predominan los diabéticos y los hipertensos quienes por su enfermedad de fondo ya presentan alteración endotelial (daño del epitelio de los vasos sanguíneos).

La aplicación de la vacuna no protege de la infección de una epidemia de A H1N1 porque las cepas mutan constantemente; sin embargo, conlleva el riesgo de desarrollar reacciones adversas que pueden ser graves si existe una base de disfunción endotelial. Las reacciones al escualeno no son inmediatas, sino que pueden presentarse tiempo después como fue demostrado en la campaña de vacunación experimental de los combatientes de la guerra del Golfo quienes presentaron Síndrome de Guillén Barre motivo por el cual la FDA suspendió el uso de escualeno, en el 2004.

De otro lado, la AMP sostiene que el Consejo Europeo ha abierto un debate cuestionando la decisión de la OMS sobre su accionar durante la epidemia de A H1N1, como el cambio en la definición de pandemia, que ha conllevado a decisiones alarmistas en salud pública como las que estamos experimentando. Así mismo, al Dr Albert Osterhaus asesor principal de la OMS, sobre el virus de la influenza, se le ha descubierto serios conflictos de interés, por su relación con laboratorios fabricantes de estas vacunas. (Revista Science 19 Octubre 2009)

La Asociación Medica Peruana concluye que la campaña de vacunación contra el influenza A H1N1 no tiene ningún sustento técnico; ni epidemiológico; la incidencia y letalidad de casos reportados no justifica el riesgo de la población de desarrollar reacciones adversas a una vacuna que no va a evitar la enfermedad.

Además, nuestro país carece de un Fondo de Compensación (indemnización) por reacciones adversas a las vacunas de aplicación obligatoria, como en EEUU. Por lo tanto, por esta decisión del gobierno en relación a esta vacuna nueva, ¿quién y cómo se responsabilizará por los daños?

Para mayor información comunicarse con el Dr. Herberth Cuba García
Presidente de la Asociación Médica Peruana
Teléfonos 990294783 – 999384515 RPM 318313 ó 700900

Email:
amp@amp.pe
hcuba@amp.pe
asociacionmedicaperuana@gmail.com

Web:
http://www.amp.pe
http://www.asociacionmedicaperuana.org

Fuente:

http://www.asociacionmedicaperuana.org/vacunacioncontralainfluenzaAH1N1.html

¿Y LOS MÉDICOS CHILENOS

QUÉ DICEN?

¿SEGUIRÁN CALLADOS VIENDO CÓMO LA POBLACIÓN ES DAÑADA CON ESTA VACUNA TÓXICA Y MORTAL?

¿DEL LADO DE QUIÉN ESTÁN?

¿DEL LADO DE LAS PERSONAS QUE JURARON NO DAÑAR O DEL LADO DE LAS EMPRESAS FARMACÉUTICAS Y SU DINERO MANCHADO DE SANGRE?

La ciudadanía los juzgará por sus obras, no por sus títulos o cargos o premios.

Revisemos el:

Juramento Hipocrático

Juro por Apolo el Médico y Esculapio y por Hygeia y Panacea y por todos los dioses y diosas, poniéndolos de jueces, que este mi juramento será cumplido hasta donde tenga poder y discernimiento. A aquel quien me enseñó este arte, le estimaré lo mismo que a mis padres; él participará de mi mandamiento y si lo desea participará de mis bienes. Consideraré su descendencia como mis hermanos, enseñándoles este arte sin cobrarles nada, si ellos desean aprenderlo.


Instruiré por precepto, por discurso y en todas las otras formas, a mis hijos, a los hijos del que me enseñó a mí y a los discípulos unidos por juramento y estipulación, de acuerdo con la ley médica, y no a otras personas.Llevaré adelante ese régimen, el cual de acuerdo con mi poder y discernimiento será en beneficio de los enfermos y les apartará del perjuicio y el terror. A nadie daré una droga mortal aún cuando me sea solicitada, ni daré consejo con este fin. De la misma manera, no daré a ninguna mujer supositorios destructores; mantendré mi vida y mi arte alejado de la culpa. No operaré a nadie por cálculos, dejando el camino a los que trabajan en esa práctica. A cualesquier casa que entre, iré por el beneficio de los enfermos, absteniéndome de todo error voluntario y corrupción, y de lascivia con las mujeres u hombres libres o esclavos.

AL PARECER ACÁ ESTÁ EL PROBLEMA

Guardaré silencio sobre todo aquello que en mi profesión, o fuera de ella, oiga o vea en la vida de los hombres que no deba ser público, manteniendo estas cosas de manera que no se pueda hablar de ellas.

Ahora, si cumplo este juramento y no lo quebranto, que los frutos de la vida y el arte sean míos, que sea siempre honrado por todos los hombres y que lo contrario me ocurra si lo quebranto y soy perjuro.

Fuente: http://www.colegiomedico.cl/Default.aspx?tabid=149

A %d blogueros les gusta esto: