Archivo

Posts Tagged ‘Supervisión Corte’

JUEZA AUSTRIACA SORPRENDIDA EN CORRUPCIÓN, HACE MOVIDAS PARA SILENCIAR A NUESTRA AMIGA ALERTADORA JANE BURGERMEISTER, PIDIENDO QUE SEA SUPERVISADA POR LA CORTE

1 julio 2010 7 comentarios

JUEZA AUSTRIACA SORPRENDIDA EN CORRUPCIÓN, HACE MOVIDAS PARA SILENCIAR A NUESTRA AMIGA ALERTADORA JANE BURGERMEISTER, PIDIENDO QUE SEA SUPERVISADA POR LA CORTE


30 de Junio de 2010, por Jane Burgermeister

Una jueza austriaca, que fue sorprendida en acciones incorrectas, pidió ayer que Jane Burgermeister sea puesta bajo custodia de una corte, en una movida que resultaría en que  Burgermeister se vea privada de toda libertad básica y derecho, incluyendo el derecho a la propiedad y el derecho a representarse en una corte…

La movida de la jueza vino después que Burgermeister recibiera permiso de ver los archivos en la corte de Hietzing, Viena, sobre la administración de los bienes de su difunto padre, y  documentara evidencia fuerte ayer de la manipulación de los archivos, sugiriendo actos incorrectos y falsas declaraciones.

Burgermeister subsecuentemente envió un fax de unas 20 páginas a la Corte, listando los documentos específicos que faltaban e incluyendo copias, y pidiendo que dichos documentos sean incluidos en el archivo oficial de la corte.

Esta movida claramente preocupó tanto a la juez de Hietzing, la Magistrada Michaela Lauer, quien escribió una carta ayer a la corte cercana a donde vive Jane Burgermeister, en Vienna Döbling, pidiendo que los oficiales allá inicien un proceso para ponerla bajo custodia de la corte.

Esto quitaría a Burgermeister sus derechos básicos, incluido el derecho de manejar su blog, si su guardián se niega a permitirlo.

Burgermeister sólo se enteró de esta extraordinaria movida cuando volvió a la corte temprano esta mañana, miércoles 30 de Junio, porque consiguió aún más evidencia de documentos faltantes.

La petición de Lauer había recién sido añadida y pudo sacarle copia.

Entre los documentos que traía y que pedía ser incluidos en los archivos, estaban faxes y documentos que demuestran que el Dr. Stephan Pflugbeil, doctor del Hospital Lainzer , había pedido la custodia de su tía, inmediatamente después que Burgermeister hubiera pedido ver los archivos, tras evidencia de malos manejos.

Pflugbeil planeaba enviar a la tía mayor de Burgermeister a un hogar de ancianos privado llamado “Schloss Liechenstein Kralik” fuera de Viena y con precio exorbitante, pero sin informarles tampoco ninguna de ellas, y también a pesar de un acuerdo anterior por escrito en que su tía había escogido los hogares de ancianos que prefería.

Los costos del hogar se deducirían de los bienes de su tía.


En lugar de permitir a Burgermeister ver los expedientes, el Dr. Pflugbeil pidió la custodia de su tía a toda velocidad, y la jueza que la pidió fue la Magistrada Michaela Lauer en la corte de  Hietzing, la misma jueza que ahora pide que Burgermeister sea puesta bajo supervisión de la corte y despojada de sus derechos básicos, incluyendo su derecho a pedir justicia en la corte.

Sólo debido a que Lauer no había terminado el papeleo para colocar un guardián legal para su tía, que Jane Burgermeister pudo, con la ayuda de permiso oral y escrito de su tía y con ayuda de la defensoría del hospital, acceder a los expedientes de hospital de su tía.

Mirando archivos que supuestamente estaban “completos”, vio que del todo, no estaba su fax que listaba la evidencia de mala práctica en relación con “Schloss Liechtenstein Kralik”.  Esto significaba que no había enlace causal claro en los archivos entre su fax presentando evidencia de que su tía estaba siendo timada, y la aplicación de un custodio para administrar todos los bienes de su tía… por la misma persona.

El Dr. Pflugbeil incluso le dijo personalmente a Burgermeister que solo pidió la custodia para protegerse de acciones legales.

Burgermeister también encontró evidencia de la manipulación sistemática de los documentos en los archivos de su padre, cuando finalmente accedió a ellos ayer martes.  Faxes, e-mails y documentos oficiales de la corte -pertinentes al caso- habían sido quitados.

Entre los documentos que demuestran evidencia de malas prácticas, estaba una carta del Banco Lloyds TSB, diciendo que ellos no recibieron carta del abogado que Lauer designó, específicamente el Dr. Eric Posvek y el Magistrado Friedrich Hutz, pidiendo la transferencia de fondos por un monto de 60.000 libras británicas, de una cuenta de su padre en el banco Lloyds a Austria.

El abogado Hutz había dicho a Burgermeister por teléfono que había escrito 3 veces pidiendo la transferencia.  Una copia de la carta que dice haber enviado muestra el número de cuenta.

En una llamada  al personal de Lloyds, surgió que el banco puede localizar cualquier carta sólo con el número de cuenta, sugiriendo fuertemente  que ninguna carta fue enviada.

Otros e-mails faltantes incluían evidencia de que ella había reactivado el seguro de una casa, tras ser erróneamente cancelado.

La jueza Lauer dio una razón totalmente espuria para pedir una custodia de la corte para Burgermeister; un documento que Lauer obviamente nunca pensó que Burgermeister fuera a ver jamás.

Habiéndola visto el día anterior, claramente Lauer pensó que la costa estaba libre.

Lauer dice en su solicitud que para poner custodia de corte a Burgermeister, que ella está en riesgo de hacer daño financiero a sus bienes.

Esto, a pesar de la evidencia de que Burgermeister tuvo que tomar la iniciativa de activar el 12 de marzo un seguro de casa que había sido erróneamente cancelado, dejando una casa sin seguro por 4 meses y sin que el abogado Hutz hiciera nada al respecto o informara a las partes afectadas.

Además, Burgermeister fue la que hizo un contacto exitoso con el banco Lloyds TSB y obtuvo los papeles que respaldaban la transferencia de fondos, de acuerdo con una orden de la corte.

Lejos de causar daño a sus bienes, Burgermeister tiene una trayectoria en protegerlos del significativo daño debido a la negligencia, en el mejor de los casos, del abogado .

Además, Lauer falsamente afirma que Burgermeister ha pedido por “nuevas evaluaciones de las muchas propiedades, a pesar de haber una evaluación de la corte,” implicando que ella es poco razonable.

Pero como lo demuestran los e-mails y otros documentos, existen sólo 2 propiedades y Burgermeister sólo pidió por una segunda evaluación de tales propiedades después que una  solicitud fue hecha para una segunda evaluación de una propiedad, sólo por la otra parte.

En un e-mail, ella explícitamente dice que no quiere segunda evaluación, pero que si una propiedad se va a evaluar de todos modos, entonces la otra debería serlo al mismo tiempo, para  asegurar objetividad.

Tuvo que repetir esta solicitud más de una vez, porque, como lo demuestran los e-mails, el abogado Hutz la ignoró.

Pasaron meses pero no con Burgermeister pidiendo nuevas evaluaciones como dice Lauer, sino con Burgermeister reiterando la misma petición.

Burgermeister finalmente supo hace 10 días que no hay evaluación de las propiedades planeada por parte de Hutz, contrario a sus declaraciones anteriores,  y pidió que se designara un abogado competente.

En vez de hacer precisamente eso y de poner un abogado que haga su trabajo o de mandar a hacer una segunda evaluación de las 2 propiedades, como hubiera sido el proceso correcto a seguir, la jueza Lauer entregó los bienes a un oficial de la corte, el que puede ordenar una venta de todos los bienes sobre cualquier pretexto.

¿Me pregunto quién se beneficia de todo esto?


Aunque Burgermeister y sus hermanos no siempre se llevan muy bien, la administración de los bienes de su difunta madre, Joan McGoldrick, incluyendo una casa en Inglaterra, en 2004/5 se hizo sin problemas. La casa se vendió, y las ganancias se dividieron.

En Inglaterra la administración de los bienes de un padre salió muy bien, pero en Austria Burgermeister podría terminar privada de toda su propiedad y todos sus derechos, simplemente porque se atrevió a documentar evidencia de malas prácticas por la jueza a cargo.

La designación de un guardián de la corte para encargarse de los asuntos de Burgermeister es una movida que envuelve una reducción tan drástica de los derechos de una persona, que según la ley, sólo puede justificarse como un “último recurso”, y generalmente es para los muy mayores que ya no pueden velar por sí mismos.

Una vez puesta en supervisión de la corte, Burgermeister sin duda no podrá continuar su trabajo descubriendo escándalos como periodista, porque un guardián tiene gran poder para determinar lo que una persona puede hacer o no.

Burgermeister ha escrito para “Nature”, “The Scientist”, “The British Medical Journal”, así como  para “The Guardian”, “The Observer”,  “American Prospect” y el “European Voice”.

Su afirmación de que la pandemia de gripe porcina era una exageración por provecho, acaba de ser reforzada por un reporte recién salido de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa.

Ella, por lo tanto, tiene una trayectoria probada de precisión de reportajes.

No puede haber temor, entonces, de que Burgermeister esté demasiado confundida como para manejar su vida o para representarse a sí misma en una corte.

La movida para poner un guardián, es una inescrupulosa apuesta para callar a una periodista y una alertadora.

Este claro abuso de autoridad de una jueza alimentará preocupaciones de que Austria se haya convertido en una república bananera del tercer mundo, en donde no quedan reglas ni leyes.

Los oficiales del gobierno saquean a los ciudadanos de sus bienes con impunidad y luego los ponen bajo supervisión de la corte si sus víctimas empiezan a tomar acción legal,  para poder seguir tranquilos con su saqueo.

Un juez sorprendido manipulando archivos para obtener más control sobre bienes, puede simplemente ordenar que la persona que encontró la evidencia sea puesta en custodia y privada  de todos los derechos y todo poder de tomar cualquier acción legal.

Tomará varios días que la corte en Döbling haga el papeleo para cumplir la solicitud de Lauer.

Burgermeister presentará a los oficiales de Döbling, entre otras cosas, documentos, hechos y registros que sugieren fuertemente que la asignación de un guardián para ella, es un uso y abuso flagrante de la ley por parte de Lauer, hecho para encubrir la evidencia de un fraude.

Si a un juez se le permite abusar de su poder tan flagrantemente en Austria y  obligar a la gente a aceptar supervisión de la corte para esconder la evidencia de sus propios crímenes, nadie en Austria está a salvo.

Nadie que vaya a un hospital a una edad avanzada está a salvo.  Y nadie que haga una queja de oficiales corruptos puede estar seguro de que no lo privarán de su propiedad y derechos básicos, esos mismos funcionarios corruptos.

Ya sea en Canadá o Austria, vemos cómo el estado de derecho se ha erosionado.

Las chocantes escenas en Toronto muestran una fuerza policial al ataque, agarrando ciudadanos de entre las muchedumbres, tirándolos a carros sin marcar y deteniéndolos en condiciones que parecen las de Bahía Guantánamo, después que se dieran los poderes secretos.

En la cumbre del G20 en Canadá, los mayores oficiales de gobierno Bilderberg juraron seguir su saqueo de la población de Europa y Estados Unidos, al cortar los presupuestos nacionales para hacer mayores pagos de intereses a los bancos, por deuda de papel o propiedades sobrevaluadas.

El padre de Jane Burgermeister era doctor en economía y pudo explicarle bien la totalidad del timo.

Pero ni siquiera él estaba preparado para la corrupción en Austria y en Europa en 2010.

Es un escándalo que una persona que haya documentado su evidencia de malas praxis por un juez; sea por el mismo juez privada de sus derechos y libertades más básicos, al abusar del concepto de custodia.

En la Alemania Nazi también la gente podía ser privada de todos sus derechos, encarcelada y muerta, por la orden caprichosa de los oficiales de gobierno.

¡Despierta, Europa! ¡Despierta!


Toda nuestra solidaridad con nuestra querida amiga Jane Burgermeister


¡¡ Abajo la Corrupción !!

¡¡ Abajo el NWO!!

A %d blogueros les gusta esto: