Archivo

Archive for the ‘Problemas Neurológicos’ Category

Niegan Daños de Vacuna VPH y Afirman Que Es Sólo Imaginación de las Niñas

19 noviembre 2015 3 comentarios

NIEGAN DAÑOS DE VACUNA VPH Y AFIRMAN QUE ES

 

 

SÓLO IMAGINACIÓN DE LAS NIÑAS

 

 

 

 

Los inescrupulosos fabricantes de vacunas, para revertir el desplome de su negociado con la fatídica vacuna del papiloma humano (VPH), ahora han logrado lavarles el cerebro a los trabajadores de la salud, después de comprar (y echar a la basura) la conciencia de los lobistas presionadores de vacunas que tienen trabajando en los gobiernos y servicios que se suponía servían para velar por la salud de la población mundial. Y lo podemos ver en documentos que son oficiales, como por ejemplo este del gobierno de Chile. Titulado: “Vacunación contra el virus papiloma humano en niñas 2015“, de Camila Rojas del PNI-Ministerio de Salud (Minsal), al final del mismo

psicogena*Fuente*

Esto es lo que aparece en el folleto informativo que sólo ve el personal médico, jamás el vacunado o su familia:

psicogena

Baje y lea este documento que jamás le entregará ni su médico ni menos las autoridades de salud o el laboratorio fabricante de la vacuna CERVARIX (GSK).

Así la farmafia hace bailar a su ritmo a los gobiernos, ciegos y sordos a la realidad del daño que están causando en una población que confía en ellos creyendo que les recomiendan las dañinas vacunas por su bien.

Es una burla que nos salgan con esta increíble excusa para exculpar a la vacuna  más peligrosa que existe hasta ahora. Con esto de la ENFERMEDAD PSICOGENA MASIVA osan llamar histéricas (o ENFERMAS IMAGINARIAS) a las niñas que terminan hospitalizadas, con parálisis y todas las secuelas que presentan por el cóctel venenoso que se dejaron aplicar creyendo que era para su bien.

Les dejamos los siguientes videos con los testimonios de los daños sufridos por estas niñas y mujeres a causa de la vacuna del papiloma humano (VPH), a las que les dicen que sus daños físicos no son tales, sino que histeria colectiva a causa de la aguja!!

dlv

Afectada por la vacuna papiloma humano(VPH)

dlv

Karen Duran deja video antes de su muerte por vacuna del Papiloma Humano

dlv

La vacuna del VPH que cambio mi vida

dlv

La vacuna de Érika, dí no a la vacuna del Papiloma Humano

dlv

Si te pones la vacuna del papiloma te podría pasar lo mismo

dlv

Testimonio De Sara Vacuna Papiloma

dlv

TESTIMONIO AFECTADA VACUNA CONTRA PAPILOMA HUMANO EN BOGOTA COLOMBIA

dlv

Testimonio de Valentina, víctima de la vacuna contra el virus del papiloma humano (Gardasil)

dlv

VACUNA PAPILOMA HUMANO REACCION ADVERSA CERVARIX VALERIA (MEXICO)

dlv

afectada por la vacuna del papiloma humano

dlv

Victima de Gardasil habla 2 años despues

dlv

EFECTOS SECUNDARIOS VACUNA CONTRA PAPILOMA HUMANO

dlv

TESTIMONIO VPH KAROL BRIYITH ANAMA ORTEGA – NIÑA DE 11 AÑOS

dlv

La vacunan contra papiloma y enferma de esclerosis: el caso de Ana

dlv

AFECTADA POR LOS EFECTOS SECUNDARIO DEL PAPILOMA HUMANO

dlv

Vacuna VPH Gardasil Muerte Subita

dlv

Testimonio víctima Efectos Secundarios de Vacuna contra VPH – Plenaria del Senado – 4-08-2015

dlv

novph

Vinculan a vacuna de gripe A con riesgo del síndrome de Guillain-Barré

15 julio 2012 5 comentarios

Y finalmente el tiempo nos da la razón. ¡¡ TENÍAMOS RAZÓN !! SIEMPRE DIJIMOS LA VERDAD y las autoridades de salud MINTIERON SIEMPRE.

Lo vinimos advirtiendo desde el año 2009. Recibimos insultos, amenazas, etc, pero seguimos incansablemente alertando a todo el que quiso escucharnos. 

LA VACUNA AH1N1 AFECTA EL SISTEMA NERVIOSO y no se justifica -a nuestra manera de ver el tema que manejamos bien- vacunarse con la idea de evitar una simple gripecita (que terminó siendo más suave que una común gripe estacional), teniendo como probabilidad sufrir de parálisis (Síndrome de Guillain-Barré).

Lo seguimos diciendo y afirmamos que TODAS LAS VACUNAS SON PELIGROSÍSIMAS pues son ARMAS BIOLÓGICAS

Vinculan a vacuna de gripe A con riesgo del síndrome de Guillain-Barré

La Nueva Provincia
jue, 12 jul 2012 14:10 CDT
La vacuna para la gripe H1N1 está vinculada a un riesgo débil pero significativo de desarrollar el síndrome de Guillain-Barré, una enfermedad autoinmune inflamatoria del sistema nervioso periférico, según un estudio publicado en la última edición del Journal of the American Medical Asocciation (JAMA).

El doctor Philippe De Wals, de la Universidad Laval de Québec (Canadá), y su equipo llevaron a cabo un estudio para evaluar el riesgo del síndrome de Guillain-Barré (SGB) luego de una campaña de vacunación en la provincia de Québec lanzada en el otoño de 2009 tras la pandemia de la gripe A (H1N1).

A finales de ese año 4,4 millones de personas habían sido vacunadas. Luego de un período de seguimiento de seis meses desde octubre de 2009 a marzo de 2010 los médicos constataron la existencia de 83 casos confirmados de SBG.

Un total de 25 personas habían sido vacunadas contra el virus pandémico A (H1N1). En la mayoría de los casos los síntomas aparecieron al menos cuatro semanas después de la vacunación.

El número de casos atribuidos a la vacuna era aproximadamente de dos por cada millón de dosis y el crecimiento del riesgo se observó solamente en personas de 50 años o más, según los investigadores.

El síndrome de Guillain-Barré, a menudo producido por una agresión viral, se traduce en una rápida parálisis de extremidades y facial. En los casos más graves afecta a los músculos de la respiración y la deglución, lo que representa el mayor peligro.

 

Síndrome del Bebé Golpeado y VACUNAS

27 junio 2012 3 comentarios

 

Por Dra. Viera Scheibner

Traducido por: Andrea Santander                         

Recientemente, ha habido una “epidemia” del así llamado “Síndrome del Bebé Golpeado”. Habitualmente los padres y cuidadores de niños como las “nanas” han sido acusados en forma incrementada de zamarrear al bebé al punto de causarle daño cerebral permanente y muerte. ¿Por qué? ¿Existe un incremento sin precedentes en el número de personas que cometen infanticidio o que tienen una ambición de dañar seriamente a bebés? ¿O existe algo más siniestro en juego?

Algún tiempo atrás, comencé a recibir pedidos de abogados o de parte de los mismos padres acusados, de informes de experto. Un estudio acabado de la historia de esos casos reveló algo distintamente siniestro: en cada caso por separado, los síntomas aparecieron en breve, después de las vacunaciones del bebé.

Durante la investigación del historial médico personal de esos bebés, basado en los diarios de los cuidadores y registros médicos, establecí rápidamente que a esos bebés se les dio una o más de la serie de vacunas, llamadas de rutina, de la hepatitis B, DPT (Difteria, Pertussis y Tétanos), Polio y HIB, brevemente antes que desarrollaran síntomas de enfermedad, resultando en grave daño cerebral o muerte.

El escenario habitual es que un bebé nace y está bien inicialmente. A la edad habitual de 2 meses, se le administra la primera serie de vacunas mencionadas arriba. (Algunas veces una inyección de hepatitis B es dada inmediatamente después del nacimiento, mientras madre y niño están aún en el hospital. Sin embargo, un gran número de bebés ahora muere dentro de días o de 2 a 4 semanas de nacidos, después de la vacuna de la hepatitis B, según está documentado por los registros VAERS (Sistema de Informe de Efectos Adversos por Vacuna en los EEUU).

De manera que los bebés dejan de progresar, comienzan a deteriorarse y usualmente desarrollan señales de infección del tracto respiratorio. Luego viene la segunda y tercera inyección y la tragedia golpea: el niño podría llorar intensa e incontroladamente, podría dejar de alimentarse apropiadamente, vomitar, tener dificultad para tragar, llegar a estar irritable, dejar de dormir y podría desarrollar convulsiones con acelerado deterioro progresivo de su condición y  principalmente del funcionamiento de su cerebro.

Este deterioro podría ser rápido o podría avanzar lentamente hasta que los padres notaran que algo está muy mal con su hijo y luego correr al doctor u hospital. Resulta interesante que a ellos se les pregunta invariablemente cuándo el bebé fue vacunado. Sabiendo que el bebé fue ciertamente vacunado, a los padres se les podría re-asegurar que todos sus síntomas se pasarán.  Ellos son enviados a casa con el consejo “Déle a su hijo Paracetamol”. Si ellos persisten en considerar la reacción del bebé como grave, podrían ser etiquetados como padres ansiosos o problématicos. Así que los padres se van a casa y el hijo permanece en una condición grave o muere.

Hasta recientemente, la muerte por vacuna podría ser etiquetada como de la “muerte infantil repentina”, particularmente si los síntomas y manifestaciones patológicas fueran mínimas. Sin embargo, hoy en día, con una alarmantemente incrementada frecuencia, los padres (o al menos uno de ellos, habitualmente el padre) podría ser acusado de zamarrear al bebé hasta la muerte. El acusado podría incluso “confesar” el zamarreo del niño, dando la razón –por ejemplo- de haber encontrado al niño yaciendo quieto y no respirando o con una mirada congelada en sus ojos, los padres lo zamarrean suavemente -como si  fuera natural- en su intento de revivirlo. Algunas veces, irónicamente, ellos salvan la vida del bebé, sólo para ser acusados de causar los daños internos que hicieron que el bebé dejara de respirar en primer lugar, y donde de hecho estuvieron presentes cuando tomaron al bebé para revivirlo.

No importa lo que los padres digan o hagan, todo está contra ellos. Si ellos lloran y son emocionales, ellos serán acusados de mostrar signos de culpabilidad. Si ellos se las arreglan para permanecer compuestos y sin emocionalidad, ellos serán llamados calculadores, controladores y culpables debido a eso.

En otro escenario los padres tratan de describir los síntomas al doctor que los atiende en el hospital o en cirugía, pero están totalmente perdidos para comprender qué le ocurrió a su bebé. Para su impacto, ellos descubre más tarde que mientras ellos estaban describiendo los síntomas observados el médico u otro miembro del staff estaba escribiendo 3 palabras en el registro médico: Síndrome bebé golpeado.

Muchos de estos padres terminan enjuiciados e incluso sentenciados en prisión por un crimen que alguien más cometió. Algunos de estos casos han sido resueltos por pericias en la apelación o han sido ganados basados en informes de experto, demostrando que las vacunas son la causa de los daños observados o muerte. Sin embargo, sólo dios y un buen abogado  pueden ayudar a esos padres o cuidadores, a quienes les tocó ser no-educados o tener registros criminales, particularmente por violencia, o tener historias anteriores de muertes similares “sin explicación” de un bebé a su cuidado o -peor aún- tener un bebé dañado por vacunas con un brazo quebrado o con cráneo fracturado. Más y más a menudo, a los desafortunados padres se les da la opción de un “trato”: si ellos confiesan y/o se acusan culpables, sólo obtendrán un par de años en prisión, pero si no lo hacen, podrían terminar obteniendo hasta 20 años.

Me dijo una trabajadora social en los EE.UU. que muchos padres se están pudriendo en cárceles de Norteamérica. Primero, ellos son obligados a vacunarse con lo que se les ha acusado, y luego, cuando ocurren los efectos secundarios de muerte, son acusados de causarlos.

Inevitablemente existe la posibilidad que el infanticidio o abuso infantil esté involucrado en algunos casos. Sin embargo, no existe razón determinable por la cual tantos padres u otros cuidadores de niños de repente empiecen a comportarse como tales abusadores de infantes. Es increíblemente insensible y llama a sospechar de inmediato y acusar a los distraídos e inocentes padres de dañar a su propio hijo.

ESTUDIOS MÉDICOS

Miremos ahora la literature médica que trata con el syndrome del bebé golpeado y abuso infantile.

Caffey (1972, l974)1,2 describió el “syndrome del bebé golpeado” como un resultado de zamarreo manual de las extremidades con sangramiento intracraneal e intraocular inducido, relacionado con daño cerebral permanente y retardo metal. Él se refirió a su propio paper, publicado casi 30 años antes a los papers citados arriba, los que describen lo que él llamó  “los originales 6 bebés golpeados en 1945”. Los elementos esenciales en esta descripción eran hematomas, sangramientos intraoculares y cambios en los huesos largos de múltiple tracción. Estos descubrimientos llegaron a convertirse en la marca de la “evidencia” que un niño había sido golpeado antes de desarrollar estos síntomas.

Reece (1993)3 analizó abuso infantile fatal y syndrome de muerte súbita infantil (SIDS) y consideró las críticas decisiones diagnósticas. Enfatizó que distinguir entre una muerte infantil inesperada debido al SIDS y una debido al abuso infantil desafiaba a los pediatras, médicos de familia, patólogos y agencias de protección infantil. Por otro lado, ellos deben informar de instancias de sospechas de abuso infantil y proteger a los otros niños en la familia; y por otra parte,  todos concuerdan que el conocimiento en esta área es incompleta y la ambigüedad existe en muchos casos.

Duhaime et al. (l992)4 escribió que “pacientes con hemorragia intradural y sin historias de gtraumas deben tener también exámenes radiográficos y clínicos de impactos en la cabeza, inexplicables fracturas a huesos largos u otros tejidos en los que se haya infligido daño, para eliminar completamente la posibilidad de hemorragia intracraneal espontánea como podría ocurrir raramente de una malformación o desorden hemorrágico.”

Mientras no esté en disputa que algunos padres y cuidadores de niños pudieran causar los daños arriba mencionados por un maltrato a los niños, uno debe tener mucho cuidado en interpretar descubrimientos de patologías similares de daños causados por otros, pues es un insulto a quienes no tienen nada que ver con daños mecánicos y maltrato infantil.

Nunca olvidaré al padre de un bebé de 1 mes de vida, quien después de entrar en apelación por haberle causado síndrome de bebé golpeado, dijo estas palabras: “Aún no sabemos qué mató a nuestro bebé.” Pero ocurre que no se le ocurrió a nadie decirles que fue la vacuna la que mató a su bebé.

Entonces ¿qué otra cosa pudo causar daño cerebral, sangramiento intracranial, hemorragias oculars retinales y fractura de cráneo y otros huesos?

Desde que comenzaron las vacunaciones infantiles, se informó de graves daños al cerebro, cardiovasculares, metabólicos y otros daños, empezando a llenar las revistas médicas.

Ciertamente, las vacunas como la pertusis (tos convulsiva) son actualmente usadas para inducir encefalomielitis (encefalomielitis alérgica experimental) en animales de laboratorio (Levine and Sowinski, 1973—5). Esto es caracterizado por hinchazón del cerebroy hemorragias de una extensión similar a la causada por daños mecánicos (Iwasa et al., 1985′)6.

Munoz et al. (1981)7 estudiaron actividades biológicas de una toxina, pertusinógeno cristalino, producido por la pertusis Bordetella, el agente causante en la pertusis y un ingredient active en todos los tipos de vacunas pertusis, ya sean celulares o acelulares, en un número de experimentos de laboratorio con ratones. Ellos establecieron que diminutas cantidades de pertusinógeno inducía la hipersensibilidad a la histamina (aún detectada 84 días después de su administración), leucocitosis, producción de insulina, producción incrementada de anticuerpos de IgE y Gi para la albúmina de huevo de gallina, susceptibilidad a chock anafiláctico y permeabilidad vascular de músculo estriado. Una dosis de 546 nanogramos por ratón mató al 50% de las ratas. Típicamente, las muertes fueron retardadas. Cuando una dosis de 5 microgramos de pertusinógeno fue administrado, la mayoría de las ratas no ganaban peso y morían por el día 5; la última rata murió el día 8. Una dosis de 1 microgramo de una preparación, mató a 4 de 5 ratas. Las primeras ganaron peso del día 2 al 5, pero entonces permanecieron cerca del peso constante hasta que murieron. Incluso la que sobrevivió por 16 días (fue entonces asesinada) experimentó crisis (se detuvo en ganar peso) en los días en que las otras murieron. La que vivió más, podría haber muerto el día 24. Esto es otro de los días críticos identificados por la investigación de Cotwatch en bebés respirando, en la que bebés tienen brotes de estrés inducido al respirar, o mueren después de la vacunación.

Interesantemente, cuando animales de laboratorio desarrollan síntomas de daño por vacuna y luego mueren, nunca es considerado coincidente; pero cuando niños desarrollan los mismos síntomas y/o mueren después de la administración de las mismas vacunas, es considerado coincidencia o causado por sus padres u otros cuidadores. Cuando todo esto falla, entonces es considerado “misterioso”.

Reacciones atrasadas son la norma más que la excepción. Esto ha sido explicado como una consecuencia de una complejitud inmunológica intravascular de antígeno particulado (organismos pertusis celulares o acelulares) (Wilkins, 1988′)8.  Sin embargo, los vacunadores tienen gran dificultad con esto y como una regla dibujan largamente líneas de tiempo irrelevantes para aceptar la vinculación causal entre administración de vacunas y un conjunto de reacciones, usualmente de 24 horas hasta 7 días. Sin embargo, la mayoría de las reacciones a las vacunas son retrasadas y la mayoría de los casos son entonces considerados sin relación a la vacunación.

Uno sólo tiene que revisar un inserto de producto de la vacuna de la hepatitis B, para ver que aparte de reacciones locales colaterales, podrían ocurrir un número de signos neurológicos tales como parestesia y parálisis (incluyendo el Síndrome de Guillain-Barré, neuritis óptica y esclerósis múltiple).

Devin et al. (1996)9, describieron hemorragias retinales, las que son empáticamente consideradas la señal segura de abuso infantil, incluso cuando éstos pueden ser causados por las vacunas. Goetting and Sowa (1990)10 describieron hemorragia retinal la que ocurrió después de resucitación cardiopulmonar en niños.

El abombamiento de la fontanela fue descrito por Jacob and Mannino (1979)11, como una directa relación a la vacuna DPT. Ellos describieron un caso de un bebé de 7 meses de edad quien 9 horas después de la tercera vacunación DPI’ vaccination, desarrolló un abombamiento anterior de la fontanela y llegó a estado febril e irritación.

Moretones y sangramiento fácil es una de las características señales del desorden de coágulos, trombocitopenia, un reconocido efecto adverso en muchas vacunas. Sus primeras señales son moretones y sangramiento y erupciones similares a petequias. Trombocitopenia podría resultar en el cerebro y otras hemorragias (Woerner et al.L, 1981)12.

Las convulsiones que siguieron a 1 en cada 1.750 vacunas DPT (Cody et al., 1981)13, pueden resultar en inexplicable caídas en niños mayors que pueden sentarse o levantarse, la que podría causar trizaduras lineales del cráneo y otras fracturas. Cuando uno considera que se supone que  los bebés obtengan un mínimo de 3 dosis de DPT y OPV (vacuna oral de la polio), entonces el riesgo de desarrollar una convulsión es 1 en 580, y con 5 dosis el riesgo se incrementa en 1 en 350. Esto significa que un gran número de bebés desarrollan convulsiones después de la vacunación, entre las edades de 2 a 6 meses, hasta cerca de 18 meses, y de 5 a 6 años. Las convulsiones ocurren a menudo cuando uno de los padres o quien cuide al niño no está mirando, y el niño, mientras tanto yace acostado o sentado en el piso, simplemente calló de espaldas o hacia sus brazos.

Todas estas señales pueden ser mal diagnosticadas como resultado de daños mecánicos, particularmente así debido a que los vacunadores simplemente rechazan admitir que las vacunas causan graves daños causados por la perniciosa rutina de hasta 18 vacunas con las que los bebés son inyectados dentro de los 6 primeros meses de vida.

El sistema judicial debería por lo tanto estar más abierto a la vía documentada y explicaciones alternativas de los daños observados, y estar más alerta de las afirmaciones de los “expertos” pro-vacunas, que nada más que un vigoroso zamarreo pueda causar hemorragias retinales, inclusive tales afirmaciones sólo reflejan su ignorancia. Tales “expertos” luego van a casa y con impunidad continúan recomendando a los padres vacunar a los niños, y así ellos causan más y más casos de niños y bebés dañados por vacunas.

LA EPIDEMIA DE SARAMPIÓN QUE NUNCA EXISTIÓ

El término “Síndrome Munchausen por proxy” ha sido usado para identificar individuos que matan o dañan a un niño, para llamar la atención sobre sí mismos.  El término fue usado en muchas instancias en los años 80, cuando se hicieron los primeros intentos para explicar algunos de los casos de muerte súbita infantil.

De acuerdo a Meadow (1995),l4, “Síndrome Munchausen por proxy”  es una terminología llamativa, originalmente usada por razones periodísticas. Fue un término aplicado comúnmente a adultos que se presentaron a sí mismos con falsas historias de enfermedad, tal como el ficticio Baron de Munchausen quien viajó sobre bolas de cañón. El término es usado ahora para aplicarlo a padres de niños que presentan falsas historias de enfermedad, fabricada por un padre o alguien más en esa posición.

Mientras el término podría tener cierta validez describiendo esta forma especial de abuso infantil en casos documentados de padres envenenando lentamente a su hijo o exponiéndolo a innecesarios y a menudo peligrosos e invasivos tratamientos médicos, más recientemente llegó a ser una forma en que algunos doctores camuflan los reales efectos secundarios observados, especialmente en vacunaciones en el Reino Unido de sarampión, sarampión-rubeola-paperas, sarampión-rubeola. Muchos miles de niños Británicos (hasta 15.000, en mi considerada opinión) desarrollaron signos de autismo usualmente asociados con síntomas al intestino después de haber sido vacunados con las vacunas arriba mencionadas en 1994.

El boletín de ética médica publicó 2 artículos, en 1994 y 1995, tratando con este problema. El artículo de Octubre de 1994 (“¿Es tu vacuna del sarampión realmente necesaria?”) afirmó que durante Noviembre de 1994 el gobierno de Gran Bretaña estaría corriendo una campaña masiva de vacunación de sarampión con la intención de llegar a cada niño entre las edades de 5 y 16 meses.

Se afirmó que el propósito de esa campaña era prevenir una epidemia que de otra forma ocurriría en 1995, con hasta 200.000 casos y hasta 50 muertes. El artículo también mostró que desde 1990 ha habido sólo 8.000 a 10.000 casos e sarampión cada año en Inglaterra y Gales, y que coincidentemente fue una epidemia de sólo cerca de 5.000 casos en Escocia en el invierno de 1993/1994. Entre Mayo y Agosto de 1994, el promedio de notificación en Inglaterra y Gales cayó agudamente, de manera que no había nada que sugiriera claramente una epidemia inminente.

El artículo  de 9 páginas en el número de Agosto de 1995 de la BME afirmaba entre otras cosas que el 14 de Septiembre de 1992, el Departamento de Salud retiró 2 marcas de vacunas MMR (paperas, sarampión y rubeola), después de una filtración a la prensa sobre el riesgo de los niños a desarrollar brotes de meningitis después de la administración de estas vacunas. Ambas marcas contenían la cepa Urabe que se demostró causaba meningitis en 1 cada 1.044 vacunas (Yawata, 199415).

Basadaen la epidemiología del sarampión, nunca iba a haber una epidemia el año 1995 y ciertamente no había justificación para la vacunación concomitante de rubeola. La campaña masiva fue planeada como una alternativa experimental para un calendario de vacunación de sarampión-paperas-rubeola de 2 dosis. El gobierno del Reino Unido guió mal a los padres sobre la necesidad de la campaña y sobre los riesgos relativos de sarampión y la vacunación del sarampión. El Departamento de Salud rompió la ley de la Unión Europea sobre contratos para proveer las vacunas de la campaña. Todo esto debió ser extremadamente afortunado para las empresas farmacéuticas en cuestión, desde que las provisiones de vacunas de sarampión y rubeola fueron dejadas en 1992 y por las que virtualmente no había demanda y que pronto caducarían.

La campaña de vacunación logró muy poco. Ciertamente, en 1995 había tanto como el doble de muchos casos de rubeola confirmada serológicamente en Inglaterra y Gales, como en el mismo período de 1994: 412 casos contra 217.  Seis casos de rubeola en mujeres embarazadas fueron informados. Los datos indican que más casos de sarampión fueron notificados en el primer trimestre de 1995 (n=11) que en el primer trimester de 1994 (n=9). A pesar de esto, hubo varias afirmaciones por parte de medicos del gobierno que la transmisión de sarampión se había detenido entre niños en edad escolar. Higson (1995)16 escribió que 2 oficiales del Departamento de Salud trataron de justificar el éxito de la campaña de vacunación de sarampión y rubeola, usando datos que no pueden ser usados para dar comparaciones año a año para infecciones de sarampión. Ciertamente, él escribió que los datos recolectados por los Departamentos de salud Pública sobre las notificaciones de sarampión muestran que no indican beneficio de la altamente cara campaña. El gobierno Británico gastó unos 20 millones de libras comprando las casi expiradas vacunas de sarampión y rubeola.

Algunos 1.500 padres están participando ahora en una clase de acción por los daños sufridos por sus hijos, más a menudo problemas de intestino y autismo.

Wakefield et al. (1998)17, publicaron un paper en la revista LANCETA en la que ellos informaban sobre una serie consecutive de niños con enterocolitis crónica y desorden de desarrollo regresivo el que ocurrió de 1 a 14 días (la media, 6.3 días) después de las vacunaciones de sarampión, sarampión-paperas-rubeola y sarampión-rubeola. Ellos tambipen citaron el “exceso opioide” en la teoría del autism, los desórdenes autistasresultado de quiebre incomplete y excesiva absorción de peptides derivados del estómago a partir de comidas, incluyendo cebada, centeno, avena y caseína de la leche y productos lácteos, causado por daño al intestino por vacuna. Estos peptidos podrían ejercer efectos opioides centrales, directamente o a través de formación de ligandos con enzimas peptidasas requeridas para el quiebre de opioides endógenos del sistema nervioso central, llevando a la disrupción de la normal neuro-regulación y desarrollo cerebral por encefalinas endógenas y endorfinas.

Un número de padres británicos se me acercaron el año pasado y se quejaron que sus hijos tuvieron desarrollo conductual y problemas al intestino después de la vacunación mencionada arriba, y que en vez de obtener ayuda de sus doctores, se les dijo que ellos sólo imaginaron los síntomas o los causaron para atraer la atención sobre ellos. El término “síndrome Munchausen por proxy” fue usado. Causó muchos problemas y conflictos maritales y no hizo nada por las víctimas de la vacunación. Sus historias fueron horribles.

EDUCACIÓN SOBRE PELIGROS DE LA VACUNA

En resumen, la estela de desastres por vacuna está creciendo. No sólo las vacunaciones no están haciendo nada por mejorar la salud de los niños y otros recipientes, sino que estas vacunaciones causan graves problemas a la salud y agravan el victimismo de las familias de las víctimas de las vacunas.

Los padres de niños pequeños en edad de vacunación deberían usar su propio juicio y deberían educarse a ellos mismos sobre los reales peligros de este no-científico, inútil, dañino e invasivo procedimiento médico. No importa cuántas vacunas son forzadas, la vacunación no es obligatoria en Australia (aunque el Ministro Federal Liberal ha anunciado su plan de hacerla obligatoria en un futuro próximo, el que para mí sonó más como una amenaza a la vez), y los padres no tienen que vacunar a sus hijos. Aquellos padres que creen que están seguros mientras sigan la propaganda oficial, podrían tener un crudo despertar: ellos podrían ser acusados de causar daño el que resultó de la vacunación.

También urjo a praticantes medicos a usar su propio juicio y observaciones y estudiar la estela de desastre creado por la vacunación. Ellos deberían escuchar cuando sus pacientes y especialmente los padres de niños pequeños informan de efectos secundarios de vacunaciones.

La ausencia de habilidad de escuchar y observar la verdad ha creado una especie de médicos practicantes que infligen enfermedad en vez de curación, quienes llegan a ser acusadores más que ayudadores, y quienes están últimamente sólo encubriendo, ya sea conscientemente o sin saber, pero que con aterradora frecuencia incrementada para los desastres, creada por sus inútiles y mortales brebajes y ayudas mojigatas. Tal vez el término “Búmerang Munchausen” debería ser introducido para describir a aquellos miembros de la profesión médica que victimizan a las víctimas de sus propias dañinas intervenciones (vacunas en particular).

Me gustaría recordarles a aquellos que podrían estar aún pensando en que los daños por vacunas son superados por los beneficios de las vacunas, que las enfermedades infecciosas son beneficiosas para los niños para madurar su sistema inmunológico. Las enfermedades también representan desarrollo milenario. Tener sarampión no sólo resulta en inmunidad de larga vida al sarampión, sino que también una inmunidad no específica para un huésped u otro, más condiciones graves: enfermedades degenerativas de hueso y cartílago, ciertos tumores, enfermedades a la piel y enfermedades inmunoreactivas (Ronne, 198511). Tener paperas se ha demostrado que protege contra cancer ovárico (West, 196619). De manera que no hay necesidad de tratar de prevenir que los niños tengan enfermedades infecciosas.

Más aún. De acuerdo a investigación inmunológica ortodoja, las vacunas no inmunizan, sensitizan; ellas hacen a los recipientes más susceptibles a enfermedades (Craighead, 197520). Son los niños vacunados los que sufren problemas de salud crónicos (asma y constants infecciones al oido, siendo 2 de muchos efectos colaterales de las vacunas); quienes desarrollan efectos secundarios como la neumonia o sarampión atípico (el que lleva un 2 a un 15% de riesgo de mortalidad); o quienes podrían tener dificultad al pasar por enfermedades tan inocuas como la viruela, debido a que su sistema inmunológico ha sido suprimido por las vacunas.

En mi cierre remarco: urjo a padres hacerse a sí mismos algunas preguntas. ¿Ha notado cuánto son empujadas las vacunas mediante amenazas, coerción, victimización y medidas de castigo monetario, con padres que son acusados de causar lo que claramente son efectos secundarios de las vacunas?

¿Sucumbirá usted al mismo tipo de presión si cualquier otro producto fuera empujado con el mismo grado de venganza?

¿No sospecharía usted y preguntaría qué hay de malo con el producto si tiene que ser forzado sobre los consumidores?

¿Por qué tantos padres informados, tanto como muchos médicos informados, ahora rechazan la vacunación?

¿No debería usted sospechar de un sistema médico que se fuerza a sí mismo sobre usted, el que no aceptará responsabilidad por daños de vacunas y que legalmente trata de quitarle su derecho constitucional, democrático y legal de tener control sobre la salud de sus hijos y la suya propia, sin ser hostigado y victimizado?

Notas:

1 Caffey, 1.11972), “On the theory and practice of shaking infants”, Am. I. Dis. Child 24, August 1972.

2. Caffey, 1(1974), “The whiplash shaken infant syndrome: manual shaking by the extremities with whiplash-induced intracranial and intraocular bleedin & linked with residual permanent brain damage and mental retardation”, Pediatrics 54(4):39~403.

3. Reece, R. M. (19931, “Fatal child abuse and sudden infant death syndrome”, Pediatrics 91:423-429.

4. Duhaime, A. C., Alano, A.)., Lewander, W. j. et al. (1992), ‘Head injury in very young children mechanisms, injury types and opthalmologic findings in 100 hospitalized patients younger than two years of age”, Pediatrics 90(2):179-185.

5. Levine,S. and Sowinski, R. (1973), “Hyperacute allergic encenhalomyelitis”, Am. J. Pathol. 73:247-260;

6. Iwasa, A., Ishida, S., Akam a, K. (1985), “Swelling of the brain caused by pertussis vaccine: its quantitative deternination and the responsible factors in the vaccine”, japan J. Med. Sci. BioL 35:53-65.

7.Munoz, J.J.., Aral, H., Bergman, R. K. and Sadowski, P.(1981), “Biological activities of crystalline me pertussigen from Bordetella pertussis”, Infection and Immunity, September 1981, pp.820-826.

8. Wilkins,). (1988), “What is ‘significant’ and DTP reactions” (letter), Pediatrics 81(6):912-913.

9.Devin, F., Roques, G., Disdier, P., Rodor, F. and Weiller, P.J. (1996), “Occlusion of central retinal vein after hepatitis B vaccination”, Lancet 347:1626, 8 June 1996.

10. Goetting, M. G. and Sowa, B. (1990), “Retinal haemorrhage after cardiopulmonary resuscitation in children: an etiologic evaluation”, Pediatrics 85(4):585-588.

11. jacob, j. and Mannino, F. (1979), “Increased intracranial pressure after diphtheria, tetanus and pertussis immunization”, Am. J. Dis. Child 133:217-218.

12. Woerner, S. 1., Abildgaard, C. F. and French, B. N. (1951), “Intracranial haemorrhage in children with idiopathic thrombocytopenic purpura”, Pediatrics 67141:453-460.

13. Cedy, C. 1., Baraff, L. 1., Cherry,). D., Marcy, S. C. and Manclark (1951), “Nature and rates of adverse reactions associated with DTP and DT immunizations in infants and children”, Pediatrics 68(5):650-660.

14. Meadow, R. (1995), “What is and what is not ‘Munchausen syndrome per proxy?” Arch. Dis. Child 72:534-535.

15. Yawata, Makoto (1994), “japan’s troubles with measles-mump-rubella vaccine”, Lancet 343:105-106, 8 january 1994.

16. Higson, N. (1995), “Evaluating the measles immunisation campaign”, British Medical journal 311:62.

17. Wakefield, A. Murch, S. H., Anthony, A., Linnell, j. etal. (1998), “Ileal-lymphoid-nodular hyperplasia, non-specific colitis and pervasive developmental disorder in children”, Lancet 351:637-641,25 February 1998.

15. Ronne, T. (1985), “Measles virus infection without rash in childhood is related to disease in adult life”, Lancet, S january1985, pp..1-5.

19. West, R. 0.11966), “Epidemiologic studies of malignancies of the ovaries”, Cancer, july1966, pp. 1001-07.

20. Craighead, j. E. (1975), “Report of a workshop: disease accentuation after immunisation with inactivated microbial vaccines”, I. Infect. Dis. 1312(6):749-754.

Sobre la autora

La Doctora Viera Scheibner, es una investigadora científica con un doctorado en ciencias naturales. Durante su distinguida carrera publicó 3 libros y unos 90 papers científicos en referidos periódicos científicos.

Desde mediados de los años 80 cuando ella desarrolló el Monitor de Respiración Cotwatch para bebés en riesgo de muerte súbita (síndrome de muerte súbita o SIDS), ella ha hecho una extensa investigación en vacunas y vacunaciones y en 1993 publicó su libro: “Vacunación: El asalto médico al sistema inmunológico”

La Dra. Scheibner es a menudo llamada por abogados para que provea informes de experto para casos de corte referidos a daños de vacunas, y ella regularmente conduce lecturas.

Primera vez impreso en Revista Nexus, Agosto-Septiembre 1998

Copyright © 2012 VieraScheibner.org. All Rights Reserved.

Fuente

Vacunación: La Verdad Oculta (Documental)

5 abril 2011 26 comentarios

Vacunación: La Verdad Oculta

(Documental)

 

 

 

 

En este   documental australiano, llamado Vacunación – La Verdad Oculta y realizado en 1998, se pone en cuestionamiento un dogma (y fraude) en la medicina ortodoxa: La Vacunación.

La Dra. Viera Scheibner (investigadora PhD) junto a cinco médicos y otros investigadores, revelan lo que realmente ha pasado y está pasando en relación con las enfermedades y las vacunas.

En él, además de descubrir esta relación directa, también desnudan la forma de como los gobiernos, en complicidad con investigadores médicos a sueldo de los grandes laboratorios, han falseado datos y estadísticas, donde únicamente sobresaltan los “beneficios” de la vacunación masiva y su “noble” propósito.

Mientras ocultan sus verdaderos y desastrosos efectos, a lo largo de toda su historia, sobre la salud de las personas y hasta de animales inyectados.

Vacunas contra una determinada enfermedad que son las causantes de otras. Metales pesados y sumamente tóxicos para el organismo humano, como ingredientes y conservantes, existen en todas las vacunas.

Como ser el Timerosal (o Thiomersal) con un 50% de Mercurio, Aluminio que está relacionado con casos de Alzheimer, etc.

Como es lógico, ante un tema tan manipulado desde los medios de información, hasta de la boca de los propios médicos y la industria farmacéutica, la ortodoxa y conservadora vacunación masiva es presentada como “milagrosa” o “mágica”, donde nuestra salud y la de nuestros hijos no corren “ningún riesgo”.

Y de aparecer uno o varios casos con ciertos efectos secundarios severos por las vacunas, inmediatamente son relacionados a cualquier otro factor, menos al verdadero causante.

Se ha comprobado científicamente, que los efectos de las vacunas pueden causar:

* Muerte

* Daño al sistema inmunológico

* Enfermedades crónicas

* Daño a la reproducción

* Y un larguísimo etcétera.

Actualmente existe una desmesurada propaganda pro-vacunación. Uds. Lo habrán notado en los medios de DES-información masiva.

 

 

(Parte 1 de 2)

 



 

 

(Parte 2 de 2)



 

LAS VACUNAS ACORTAN EL TIEMPO ENTRE ENFERMEDAD LEVE Y ENFERMEDAD INCURABLE

10 marzo 2011 2 comentarios

LAS VACUNAS ACORTAN EL TIEMPO ENTRE ENFERMEDAD LEVE Y ENFERMEDAD INCURABLE


 

 

Por Dra. Suzanne Humphries, traducido por Andrea Santander

 

 

 

Es otoño en el hemisferio norte y más de 1 tipo de oscuridad se ha puesto. Las vacunas están siendo inyectadas a la velocidad de la luz. Nuevas vacunas, vacunas sin probar, vacunas para la gripe de doble fuerza para el grupo de personas sobre 65 años; ninguna de ellas ha sido demostrada como efectiva con respecto a mantener a alguien sano. Los ingenuos están haciendo filas en las clínicas, en los malls y tiendas de compras. Ellos no saben qué tipo de vacuna recibirán. ¿De qué fabricante es? ¿Tiene mercurio? ¿Qué químicos contiene? ¿Por qué habrían de preocuparse? ¿Por qué no habrían de confiar en sus doctores (o en su farmacéutico local)?

 

Aquéllos profesionales de la salud dicen que es buena idea que ustedes obtengan su vacuna de la gripe para permanecer saludable este invierno, de manera que permiten que la enfermedad les sea inyectada en sus músculos. La gente ha sido hipnotizada, dopada y atemorizada por una enfermedad “cuco” llamada gripe. Irónicamente, el verdadero cuco -el monstruo silencioso que puede causar estragos irreconocibles- sólo se desliza debajo de vuestra piel, completamente inadvertido y enmascarado como algo saludable, llamado vacuna. A pesar de cualquier lógica o ciencia detrás del marketing masivo de las vacunas de la gripe y la neumonía, estas vacunas permanecen como las soluciones más recomendadas para prevenir enfermedad, por la uniformada propaganda de practicantes repetidores.

La gente que está siendo vacunada y los practicantes que están presionando estas vacunas, son parroquianos de la más grande iglesia en la tierra. Ellos pueden ser muy devotos y no razonadores. Ellos creen que esta religión médica, la vacunación, ha salvado millones de vidas. Ellos han leído la santa biblia de Merck y creyeron los mantras del CDC que las vacunas han erradicado la enfermedad de la Tierra. Ellas deben ser un regalo de algún dios ¿verdad? pero ¿Qué más han leído de las vacunas estas personas adoctrinadas vestidas con batas blancas? Con algunas excepciones, preciosa pequeña cantidad.  La mayoría de quienes administran estas mezclas de agua y estiércol ni siquiera saben qué ingredientes hay en ellas.

 

No importa qué tan obvia se vuelva la verdadera causa de tanta miseria humana -que la gente se esté enfermando de hecho y volviéndose inmunosuprimida por vacunas y medicamentos-, los fieles de la farma no pueden ver la causa. He aquí el por qué: Los Doctores son los modernos sacerdotes y sacerdotisas, ungiendo a sus seguidores con recetas. Los sacerdotes están encaprichados con una adicción al poder donado a ellos. Se pavonean por ello, gallos seguros de haber estado en lo correcto de enseñar la una y única verdad en forma de medicina, y se sienten cumpliendo su servicio a la humanidad. Han sido exitosos ordenados dentro de la Hermandad. Ellos no tienen intenciones de dudar o de abandonar su programación, incluso cuando son testigos al ver a alguien sanando sin medicamentos o permaneciendo saludable sin vacunas. ¿Dónde quedarían si se dieran cuenta que la tierra estaría mejor sin sus templos y agua bendita? Ellos son inintencionadamente dependientes de las enfermedades de sus devotos y del sistema que les enseñó a entrenarse con la enfermedad en vez de sanarla. El templo de los espejos está lleno de humo y crea ilusiones que mantendrán al enfermo volviendo por más.

 

Las reacciones a las vacunas pueden buscarse en aquellos que no consideran una vacuna como una droga potencialmente tóxica, como mala suerte o como un nuevo problema que aleatoriamente se materializa de la nada. No importa qué nuevo síntoma o enfermedad llegue algunas horas, días o semanas después de una vacuna; el nuevo problema es considerado un evento al azar. Gente con ataques cardíacos, derrames, infecciones (a saber, la neumonía), falla de órganos, cáncer, enfermedades autoinmunes, artritis, alergias, desórdenes en la sangre, convulsiones, enfermedades crónicas exacerbando casi siempre una historia pasada de “tratamiento” alopático y vacunaciones que pudieron haber llevado a la condición médica actual, en vez de prevenirla. Estudios científicos de seguridad y estudios de seguimiento a largo plazo demostrando la falta de asociación entre las vacunas y la lista ya mencionada de condiciones, no existen. Quienquiera que dude de esto por favor produzca alguna evidencia contraria, porque la carga de prueba no recae en mí. Soy sólo una doctora, testigo orientada desde el lado de la cama.

 

Para el practicante promedio, si las reacciones a vacunas no ocurren durante horas después de la inyección y si no están en una lista de reacciones que parezcan de vacunas, entonces las vacunas son removidas de la lista de sospecha por los sacerdotes médicos. Y aquellos que cuestionan o apuntan a las conexiones, son sumariamente despedidos. Los sacerdotes del farma-culto dirán, “Esta correlación no puede ser probada; esto es anecdótico. Pudo haber sido cualquier cosa.” Cualquier cosa… ¿cómo cuál? ¿Una mala hamburguesa, mala suerte, malos genes, aire frío, demasiado colesterol? Cualquier cosa. Cualquier cosa, eso es, exceptuando su más amada poción, la vacuna. No es la solución tradicional. No es el más grandioso descubrimiento de los pasados 200 años. No es el santo grial de la farma. No, no. Simplemente no puede ser la vacuna por la que ellos mantienen demasiada confianza ciega.

En los días y semanas que han pasado desde que empezaron las vacunas este otoño, los enfermos y heridos han tropezado hacia emergencia y clínicas. O han sido llevados en sillas de ruedas, desorientados, con disnea, tosiendo sangre, convulsionando. Lo he visto de primera mano, desde emergencias a cuidados intensivos, y si es que fueron afortunados, hacia las salas. Y si no fueron afortunados, estaban en los obituarios. El hospital estuvo misteriosamente lleno a su capacidad a mediados de octubre. La búsqueda de la causa de tanta enfermedad fue seguida con millones de dólares en pruebas. La causa de esa gran ola de pacientes enfermos podría estar justo debajo de las narices de los sacerdotes, pero aún así continúan buscando algo que les haga sentido dentro de los límites de su programación.  Ustedes ya saben lo que “ellos” dicen, “Si deseas esconder algo, pónlo a plena vista”. En el caso de las vacunas, esa táctica ha sido sorpresivamente exitosa.

He aquí el plan de los entusiastas de las vacunas: Vacunar a todos. Díles que es necesario para prevenir muerte y enfermedad. Házlo fácil para ellos, y si es necesario, házlo gratis. Díles que es irresponsable rechazar la inyección. Amenázalos e incítalos. Díles que podrían perder su medio de vida si no obedecen. Si demasiados rehúsan, declara estados de emergencia, eleva la producción, haz la vacunación obligatoria. Si suficiente gente es vacunada, pronto llegará a ser imposible discernir entre enfermedad regular de las enfermedades inducidas por vacunas. Todos simplemente parecerán estar enfermos y cada humano llegará a estar lo suficientemente desesperado como para tragar al menos 2 ó 3 adminículos de la farma (píldoras) cada día, de por vida. La enfermedad llegará a ser esperada desde el nacimiento hasta la muerte, y el tiempo se acortará entre ambos.

 

De vez en cuando, un paciente, doctor o enfermera ve algo de verdad a través de un ojo a medio abrir. Cuando eso ocurre, él/ella obtiene un vistazo de lo increíble, de lo inimaginable. Para todos los demás, la fábula de la teoría del germen sigue viva, mientras los accionistas depositan sus dividendos. Algunos de nosotros nacimos iluminados y despertar es doloroso.  La verdad casi siempre se cuela, sin anunciarse. Asusta lo mejor de nosotros, golpea nuestras almas, irrita nuestros egos. Y si la correcta indignación no nos mantiene aprisionados, la verdad liberará y causará que el observador busque un nuevo camino, una verdadera vocación (traducido literalmente como “llamado”). En el mundo de la medicina convencional, aquellos que están cómodos necesitan ser sacudidos, y los pocos que son sacudidos a menudo necesitan consuelo.

 

Las paredes del engaño -que las vacunas son necesarias, seguras y efectivas- se están quebrando. Cada semana, algunas pocas personas son figurativamente sordas, ciegas y menos son simple-mente ingenuas. Las masas no están formando filas estos días de la forma en que lo hicieron sólo algunos años atrás. La confianza del público está declinando a pesar de la propaganda de la máquina de los medios. La verdad es indestructible y la telaraña de mentiras alrededor del valor de las vacunas se está desenmarañando.  Pronto llegará el día cuando el peso de las mentiras colapse sobre las cabezas de los sacerdotes, quienes han sido reclutados para mantener distorsionadas las verdades sobre las vacunas.

 

Mientras tanto, muchos serán mutilados y muchos morirán. Tristemente esto ocurrirá sin que nadie en el templo haga la asociación entre la vacuna y la muerte. El médico Alemán, Samuel Hahnemann, el fundador de la Homeopatía dijo una vez que si un médico alopático profundizaba una enfermedad con sus drogas supresoras lo suficiente, el paciente podría llegar a ser incurable. Él conocía la verdad: cuando el daño es lo suficientemente profundo, a menos que ocurra un milagro, no hay vuelta a la salud. Las vacunas acortan el tiempo entre enfermedad leve y enfermedad incurable, especialmente cuando son dadas a personas que ya tienen comprometida su salud. Cuando lesiones son apiladas sobre la enfermedad, lo único que queda por hacer es controlar el daño y pedir por un milagro.

 

Existe información creíble, lista y dispuesta sobre el riesgo de cada vacuna. Existe una montaña de evidencia que dice algo distinto a los mantras dichos por médicos y lo que se ve en televisión. El canto de la necesidad de vacunación y seguridad es disonante de la lógica y la razón…y la ciencia. Tal vez usted no debería confiar en su médico-sacerdote, porque él/ella ha sido engañado/a también.  Muchos sacarán ganancias de vuestra salud. Si una vacuna causa daño, no habrá nadie detrás de la cortina que le entregue a usted una nueva vida y nadie que lo ayude a volver a casa. Estará sólo usted, su triste familia y un doctor con un block de recetas. Es hora de despertar, mientras la elección todavía es suya.

 

Video: Timerosal y Autismo

15 febrero 2011 1 comentario

Video: Timerosal y Autismo

 

 

 

TIMEROSAL EN CHILE

12 febrero 2011 16 comentarios

 

TIMEROSAL EN CHILE


Por Sandra Ormazábal Moreno

Autora de “El Silencio de mi Hijo (y el daño que le causó el timerosal o mercurio)” y de “Crónica de un Holocausto Moderno en Latinoamérica” (Círculo de Periodistas-USACH)

 


 

 

Es evidente que en Chile se desconoce que el mercurio es el tercer elemento más tóxico sobre la tierra, superado tan sólo por el plutonio y el uranio. Además no se tiene conciencia de las nefastas consecuencias de la utilización del timerosal como preservante de las vacunas. El timerosal es un preservante y antiséptico compuesto en un 49,6% por una forma de mercurio (Hg) orgánico, denominado etilmercurio. El timerosal se disocia en el organismo en etilmercurio y tiosalicilato, siendo un compuesto químico altamente inestable, debido a su gran liposolubilidad, el etilmercurio puede atravesar fácilmente la barrera hematoencefálica y la placentaria, exhibiendo un corto tiempo de vida media en la sangre. Puede depositarse en el sistema nervioso central, donde posteriormente se transforma en Hg inorgánico, el cual se acumula en el cerebro humano y animal, matando neuronas, provocando muchas otras alteraciones en el ser humano.

 

En el documento Seguridad de las vacunas que contienen timerosal: Declaración del Comité Consultivo de Inmunizaciones (CCI) de la Sociedad Chilena de Infectología existen varios errores que pueden ser detectados fácilmente. Desgraciadamente de este documento, basado en pobre evidencia científica, se sepulta la salud de miles de niños chilenos y se concluye que no existe evidencia de eventos adversos en lactantes o niños por exposición al timerosal contenido en vacunas rutinarias y, por lo tanto, no habría razón para modificar las actuales prácticas de inmunización”.

 

 

Existen varios puntos que analizar:

Se da a entender que el etilmercurio (timerosal) podría ser menos dañino que el metilmercurio porque pasa menos tiempo en sangre: se cita lo siguiente:

“La vida media del metilmercurio en sangre, en adultos, es de 40 a 70 días, mientras que para el etilmercurio es de 30 a 50 días, la que podría ser aún más corta, de acuerdo con estudios recientes

 

El tiempo de vida en sangre es un factor distractor. Lo que importa aquí es la  capacidad del etilmercurio (timerosal) de atravesar barreras hematoecefálica y placentaria (incluso después de haber estado “sólo” 7 días en  sangre), una vez dentro del cerebro el mercurio orgánico se convierte en mercurio inorgánico y causa estragos, si el etilmercurio (timerosal) atraviesa más rápido las barreras, es definitivamente más peligroso que el metilmercurio, como lo confirman algunos estudios que a continuación cito:

*“Los niveles sanguíneos de etilmercurio no son un buen indicador del riesgo de efectos neurológicos adversos; la seguridad del timerosal no puede ser valorada merced a su rápida disminución de la sangre, pues la acumulación de Hg en el cerebro de los niños puede ocurrir”.

 

Burbacher T et al. Environ Health Perspect, 2005

*“Concentraciones intracerebrales de HG son 5-7 veces más altas que en la sangre cuando se aplica como timerosal”

 

Magos L et al. Arch Toxicol. 1985

Cernichiri E et al. Nuerotoxicology, 1995

Clarkson T. Environ Health Perspect, 2002

 

*“Tiempo de vida sérica (en sangre) del etilmercurio 8,6 días, del metilercurio 21,5 días  PERO cociente cerebro/sangre en etilmercurio es 3,5  y  en metilmercurio es 2,5, ADEMÁS Hg inorgánico intracerebral en etilmercurio  es 71% , en  metilmercurio es 10%.

 

*“Se ha estimado que el tiempo de vida media del Hg inorgánico en el cerebro varía de 227 a 540 días”  (así, el tiempo en sangre es un sólo un dato).

 

Burbacher T et al. Environmental Health Perspectives, 2005

 

*“El etilmercurio ha resultado ser más tóxico que el metilmercurio, pues atraviesa con mayor facilidad la placenta”.

 

Gasset A et al. Arch Opthalmol, 1975

Itoi M et al. Jpn J Clin Opthal,  1972

 

Digar A et al. J Anat Soc. India, 1987

 

Batts A et al. J Pharm Pharmacol, 1990

 

Daily A. Soc Hist Med.  1997.

 

Goncharuk G. Hyg Sanit, 1971.

*“El etilmercurio cruza la placenta más fácilmente que el metilmercurio y ocasiona daños mutagénicos.”

Leonard A et al. Mutat Res, 1983.

*“Mayor concentración de Hg inorgánico en cerebro, Hg orgánico en riñones y de Hg total en el hígado de los animales de experimentación, en comparación con metilmercurio”

Zareba a et al. Appl Toxicol, 2007.

*El timerosal o [(etilmercuri)tio] 2 benzoato de sodio (ácido etilmercuritiosalicílico), cuya fórmula molecular es C9H9HgNaO2S (Figura 1), se disocia en el organismo en etilmercurio y tiosalicilato, siendo un compuesto químico altamente inestable. Debido a su gran liposolubilidad, puede atravesar fácilmente la barrera hematoencefálica y la placentaria, exhibiendo un corto tiempo de vida media en

la sangre. Puede depositarse en el sistema nervioso central, donde posteriormente se transforma en Hg inorgánico, el cual se acumula en el cerebro humano y animal, mostrando un tiempo de vida media entre 227 y 540 días.

 

El Hg orgánico puede también unirse al glutatión y a otras proteínas plasmáticas, como la metalotioneína, proteínas que tienen un papel protector, evitando el transporte de Hg fuera de las células. Sobre la base de la limitada información disponible, se ha concluido que los efectos nocivos del etilmercurio pueden ser similares (o incluso peores) a los del metilmercurio, otro mercurial orgánico de documentada neurotoxicidad.

 

Luis Maya, Flora Luna Anales de la Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

 

 

 

Como la neurotoxicidad del metilmercurio está más documentada que el etilmercurio varias agencias de salud internacionales han desarrollado guías para establecer los niveles de máxima exposición permitdos a metilmercurio, lo que se aplica también por norma, al etilmercurio (no debiera ser si ya existen estudios que indican que el etilmercurio es MÁS TÓXICO).

 

 

Lo anterior se cita en el documento del CCI de la Sociedad Chilena de Infectología, analizado de la siguiente forma:

 

Dado que actualmente no se conocen los niveles de etilmercurio asociados a toxicidad, se suelen homologar para el timerosal, los límites establecidos para el metilmercurio9. Cabe hacer notar que la exposición crónica de metilmercurio por vía oral en adultos difiere de la exposición intermitente mediante la administración de vacunas por vía intramuscular, a la que está expuesta la población infantil, considerada la más sensible a la exposición de metales pesados.

 

Se menciona que por vía oral en adultos difiere de la exposición a vacunas, a la que está expuesta la población infantil, pero no se aclara que, obviamente, se absorbe mucho más a través de las vacunas, ya que gran parte de lo que se ingiere por vía oral se excreta, en cambio lo que se inyecta va 100% directo al torrente sanguíneo y de ahí al cerebro.  Cabe mencionar que estos límites fueron calculados para un adulto de 70 kilos promedio  y por vía oral (!) Limites que se extrapolan así no más a un bebe de 3 kilos por vía parenteral (vacunas) (!?)

 

 

Un gran e increíble error

en este documento es el cálculo que realizan sus autores para establecer que estamos “dentro de norma”:

 

“Cálculo del contenido de timerosal en vacunas de uso rutinario en Chile

El timerosal es un excipiente de declaración obligatoria que se describe en el inserto de cada vacuna.

Teniendo en cuenta que el timerosal en su composición es 50% mercurio, una solución al 0,01% contiene 50 μg Hg/ml. En el Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI) de Chile se incluyen las siguientes vacunas que contienen timerosal:

– DwPT (Triple antígeno): 25 μg Hg/dosis de vacuna.

– DwPT-Hib (TetraHib®): 25μg Hg/dosis de vacuna.

– Hepatitis B (Recomvax B®): 12,5 Hg μg/dosis de vacuna.

– DPwT-HB-Hib (Tritanrix-HB+Hiberix®)-Pentavalente:

25μg Hg/dosis de vacuna.

De acuerdo con el calendario nacional de inmunizaciones vigente hasta el primer semestre de 2006, un

niño, al cumplir los seis meses de edad, habría recibido 112,5 μg de mercurio, lo que está sobre los niveles acumulados permitidos por la EPA y bajo los niveles permitidos por la FDA y la OMS. De acuerdo con el nuevo calendario de inmunizaciones vigente a partir de julio de 2006, esta cantidad disminuye a 75 μg de mercurio al incorporar al PNI la vacuna pentavalente, que contiene 25μg por dosis y que elimina el uso adicional de la vacuna contra hepatitis B por separado.

A partir del año 2006 se incorporó la vacuna influenza en lactantes entre seis y 23 meses de edad.

Para las vacunas anti-influenza actualmente disponibles en Chile, el contenido de timerosal (o Hg) por

dosis (0,5 ml) es el siguiente:

Vaxigrip® (Sanofi Pasteur): 25 μg

Influvac® (Solvay): libre de timerosal

Fluarix® (GlaxoSmithKline-Biologicals): < 1,25 μg

Agrippal S1®: (Chiron): 50 μg”

 

 

Se habla de los límites acumulados y no se menciona limite diario de mercurio permitido…! Se supone que primero hay que respetar la norma dentro de los límites de microgramos por kilo por día que puede recibir un niño o bebe. Así la OMS (la más permisiva con el mercurio) es de 0,47 ug /kg en un día  (microgramos por kilo en un día), esto significa que un bebe de 4 kilos, por ejemplo, puede recibir 1,88ug (microgramos de Hg) (0,47 x 4= 1,88ug)  y una vacuna tiene 25 ug (microgramos)(?!!), sólo con una vacuna se excede todo límite diario, en un día se puede sepultar la vida de un niño, en segundos. .!Tomemos los limites acumulados pero respetemos los límites diarios primero!!!

 

 

En cuanto a los estudios citados con respecto al timerosal, se toma en cuenta SÓLO UNA revisión de Parker y cols de varios artículos el cual concluye “que los estudios epidemiológicos no apoyan una asociación entre autismo y el uso de vacunas con timerosal y que los estudios de farmacocinética demuestran esta relación poco probable.”

y qué hay de las decenas de estudios que si establecen esta relación????


Sin embargo no se mencionan las decenas de estudios que si establecen la relación causal timerosal-autismo.

.- Estudios de Revisión Epidemiológicos (sin considerar siquiera la decena de estudios toxicológicos, en células humanas, en animales, sólo epidemiológicos), revisando estudios de años anteriores.

DeSoto M et al. Acta Neurobiol Exp, 2010

*Revisión total de la literatura sobre autismo y metales pesados.

*Corrección de algunos estudios (lp et al. 2004, Soden et al. 2007), cuyos trabajos sí respaldan la asociación

*58 artículos (epidemiológicos)publicados: 43 sugieren la relación y sólo 13 no la sostienen.

*Conclusión: las evidencias globales favorecen la asociación.

Dórea J. Clin Clim Acta, 2010

*Los artículos epidemiológicos que no han encontrado una asociación consistente entre el timerosal y el autismo no consideraron una serie de variables confusoras.

*Riesgo de neurotoxicidad del timerosal es posible (sobre todo en niños más susceptibles)

*Importante en los países subdesarrollados donde aún se emplea el timerosal en las vacunas.

*Colectivamente las evidencias epidemiológicas son favorables a mostrar un mayor riesgo de resultados adversos sobre el desarrollo neurológico.

 

Habla de 4 estudios epidemiológicos del mismo autor, Geier padre e hijo, los cuales objetivamente concluyen una relación causal entre timerosal y autismo. Son quienes han realizado muchos estudios contundentes y serios acerca del timerosal, son independientes y obviamente son los más atacados por el conflicto de intereses que significa el timerosal en las vacunas. Para tener una idea de quienes son los Geier citaré parte del artículo publicado el 2005, en salon.com , “Inmunidad Mortal” del ABOGADO ECOLOGISTA Robert Kennedy Jr. Hijo del senador y sobrino del fallecido presidente.

 

Robert Kennedy Jr.

 

 

 

“En mayo del año pasado, el IOM publicó su informe final, cuya conclusión fue que no había ningún vínculo comprobado entre el autismo y el timerosal en las vacunas. En lugar de revisar los grandes volúmenes de literatura que describen la toxicidad del timerosal, según Kennedy el informe confiaba en cuatro estudios epidemiológicos llenos de imperfecciones que analizaban países europeos donde los niños habían recibido dosis de timerosal mucho menores que los americanos. También mencionaba una versión nueva del estudio de Verstraeten, publicada en la revista Pediatrics, que había sido adaptada para reducir la relación entre el timerosal y el autismo. El nuevo estudio incluía niños demasiado pequeños para ser diagnosticados con autismo y pasaba por alto otros que mostraban síntomas de la enfermedad. El IOM declaró que el caso estaba cerrado y aconsejó que no se realizaran más investigaciones, una postura sorprendente viniendo de un órgano científico”.

“Presionado por el Congreso, por los padres y por algunos miembros de su propio equipo, el IOM convocó, a regañadientes, un segundo equipo para que revisara las conclusiones del primero. En febrero, el nuevo equipo, compuesto por varios científicos, criticó al primero por su falta de transparencia y le instó al CDC a que pusiera a disposición del público su base de datos de la vacuna. No obstante, hasta el momento, solamente dos científicos han logrado tener acceso. El Dr. Mark Geier, director del Centro de Genética de América, y su hijo, David; ambos estuvieron años luchando por conseguir los documentos médicos del CDC. Desde agosto de 2002, cuando miembros del Congreso presionaron al organismo para que entregara la información, los Geier habían completado seis estudios que demuestran una fuerte correlación entre el timerosal y el daño neurológico en los niños”.

Un estudio, que compara la dosis acumulativa de mercurio que recibieron niños nacidos entre 1981 y 1985 con aquellos que nacieron entre 1990 y 1996, descubrió una ‘relación muy significativa’ entre el autismo y las vacunas. Otro estudio sobre el rendimiento educativo halló que los niños que habían recibido dosis mayores de timerosal en las vacunas tenían casi el triple de posibilidades de que les diagnosticaran autismo y más del triple de que padecieran trastornos del habla y deficiencia mental. Otro estudio que está a punto de publicarse muestra que los índices de autismo están en declive desde la reciente eliminación del timerosal de la mayoría de vacunas”.

 


Por esta misma razón no se entiende por qué en el documento del Comité Consultivo de Inmunizaciones (CCI) de la Sociedad Chilena de Infectología, se indica “que los estudios epidemiológicos no apoyan una asociación entre autismo y el uso de vacunas con timerosal.”

 

 

Luego habla de 2 estudios farmacocinéticos:

 

En cuanto a los dos estudios de farmacocinética, los autores describen y analizan sus alcances y limitaciones. El primero de ellos evaluó los niveles de mercurio después de recibir vacuna contra hepatitis B que contiene timerosal, en 15 lactantes con peso de nacimiento inferior a 1.000 gr y en cinco con peso superior a 3.500 gr. Los niveles séricos de mercurio post vacunación aumentaron en forma significativa, tanto en niños de término como de pretérmino, siendo mucho más altos en estos últimos, pero sólo uno de los prematuros alcanzó niveles sobre los límites recomendados. Dado el potencial efecto neurotóxico del mercurio, se recomendó efectuar mayores estudios farmacocinéticos

 

Objetivamente las conclusiones de este estudio “latrogenic exposure to mercury after hepatitis B vaccination in preterm infants. Stajich G et al. J Pediatr,2000”, son:

 

1) 15 niños pretérmino y 5 a término.

2) Incrementos significativos en las concentraciones de Hg sanguíneas 48-72 horas después de la vacunación.

3) Niveles más altos en el grupo pretérmino.

 

 

 

Aunque el etilmercurio esté 7 días “no más” en la sangre, es suficiente para alcanzar el cerebro y causar daño posteriormente. Recordemos que el límite máximo permitido para exposición diaria es 0,47 ug/kg (calculados en un adulto de 70 kilos, vía oral).

 

Luego se evalúa el segundo estudio de farmacocinética.

 

El segundo de estos estudios comparó concentraciones plasmáticas de mercurio en 40 niños que recibieron vacunas con timerosal con 21 controles no pareados. Concluyó que la administración de vacunas que contienen timerosal no elevaría la concentración sanguínea de mercurio por sobre los niveles de seguridad establecidos por la EPA. Este estudio mostró presencia de mercurio en deposiciones de niños que estuvieron expuestos a timerosal, lo que sugiere excreción por vía digestiva. Además, el etilmercurio tiene una vida media más corta, estimada en 7 días, al ser comparada con el metilmercurio que tiene una vida media de 20 a 70 días.

 

Pichichero del año 2002 con su estudio Mercury Concentrations and metabolism in infants receiving vaccines containing thiomersal: a descriptive study. Pichichero M et al. The Lancet, 2002 concluyó lo siguiente:

 

*40 niños de 6 meses de edad o menores recibieron vacunas con timerosal

*21 niños control recibieron vacunas sin timerosal.

*Se obtuvieron muestras de sangre,orina y heces 3-28 días después de las vacunaciones.

*Resultados:  mercurio Sanguíneo 3,75-20,5 nmol/L (grupo de 2 meses) y 7,5 nmol/L (grupo de 6 meses).

Niveles no detectables en el grupo que no recibió timerosal.

Concentraciones en orina despreciables y en heces 82ng/g (2 meses de edad) y 58 ng/g (6 meses de edad).

Tiempo estimado de vida media del etilmercurio fue de 7 días (4-10).

 

Este estudio no establece qué pasa con el mercurio que queda retenido, por lo tanto no podemos catalogarlo a favor del timerosal, de hecho para ser más objetivo y debido al reparo de su estudio por parte de la comunidad científica es que  Pichichero debe hacer otros estudios en los años 2008 y 2009; Pichichero M et al. Pediatrics, 2008 y Pichichero M et al. Journal of Pediatrics, 2009.donde se concluye objetivamente:

 

*Tiempo de vida media sanguínea del timerosal intramuscular en niños más corto que metilmercurio oral en adultos.

*Aumentan los niveles de Mercurio en las heces.

*No se elevaron los valores de mercurio urinarios.

*”Nuestros datos no permiten establecer el destino del mercurio luego de que abandona la sangre” (se va al cerebro, a los riñones o se excreta?)

*Nuestros resultados no nos permiten concluir sobre la proporción de mercurio que es excretado por las heces”.

*”Los parámetros de seguridad establecidos por vía oral no parecen ser útiles para evaluar el riesgo de los niños que reciben timerosal en las vacunas.

 

 

Luego el documento del CCI de la Sociedad Chilena de Infectología cita dos estudios de cohorte realizados en el reino unido…dice como sigue:

 

Con posterioridad a este meta-análisis, dos estudios de cohorte realizados en el Reino Unido, uno prospectivo21 y otro retrospectivo22, no encontraron relación con trastornos neurológicos, a excepción de una posible relación con tics, descrita en el estudio de Andrews y cols. Estos autores estiman que debido a limitaciones de diseño del estudio y considerando la similitud con otros trabajos, lo más probable es que esta asociación con tics sea producto del azar o del efecto de variables confundentes no controladas. También se han reportado reacciones de hipersensibilidad retardada cutáneas atribuidas al componente tiosalicilato del timerosal, las que han sido descritas como autolimitadas y de corta duración; no ha sido posible descartar el rol de otros componentes de las vacunas en este tipo de reacciones


Con respecto a este estudio recordemos la poca objetividad de algunos estudios epidemiológicos que demuestran la “seguridad” del timerosal:


*Estudios epidemilógicos fuera de los EE.UU. (Reino Unido, Suecia y Dinamarca) no han mostrado asociación. Sin embargo, en estos países la cantidad  Hg fue sólo 1/3 de las administradas en los EE.UU.

*Varios estudios fueron hechos por empleados de la industria Farmaceutica: Staten Serum Institute (Dinamarca), GlaxoSmithkline (USA), etc.

*En la mayoría no se revelan los conflictos de intereses.

*Algunos estudios evaluaron exposiciones a Hg 50-66% menores que los EE.UU.

*Ninguno de ellos evaluó otras exposiciones pre y postnatales a Hg (además de las vacunas).

*Ninguno de ellos fue diseñado para evaluar la posibilidad de detectar poblaciones susceptibles genéticamente al daño por Hg.

*Todos ellos tienen fallas metodológicas graves que invalidan sus conclusiones.

*Varios de ellos se realizaron en países con tasas de autismo significativamente menores a las de los EE.UU. (es como hacer un estudio de malaria en USA y no en Africa)

*Algunos estudios no han podido ser validados por investigadores independientes.

*Ninguno de los estudios estableció su PODER ESTADÍSTICO, ni la forma cómo establecieron el tamaño muestral.

*Todos son estudios de modelo estrictamente epidemiológico (cuando se expone una célula viva al timerosal ésta muere, no se puede manejar el resultado)

*Estudios de cohortes, casos y controles, modelos ecológicos y un estudio transversal: evidencia “pobre a moderada” para demostrar causalidad.

*Ninguno de ellos descarta la asociación causal en forma definitiva; la mayoría simplemente no encuentra soporte a la asociación.

*La ausencia de evidencia, no es sinónimo de evidencia de ausencia.

*Graves sesgos, fallas metodológicas y conflictos de intereses han sido ampliamente criticados en la literatura.

*Ninguno documenta la seguridad y/o la inocuidad del timerosal, tan sólo su asociación o no a desórdenes del neurodesarrollo infantil.

MÁS ADELANTE SE CITA LO SIGUIENTE:

En el 2000, la OMS manifestó su apoyo a las declaraciones de la AAP, pero señaló la importancia de continuar con el uso de vacunas pediátricas disponibles, aún cuando contengan timerosal. En el mismo año, un nuevo comunicado de la FDA ratificó la recomendación de remover el timerosal de las vacunas pediátricas, pero indicó que los niños debían seguir recibiendo las vacunas disponibles, ya que los riesgos de no vacunar, sobrepasaban los riesgos atribuidos al timerosal.


En una encuesta después del 2000, solo el 10% de los técnicos de la FDA declararon no tener ningún conflicto de interés con la industria farmacéutica (artículo Deadly Immunity). Por otra parte la propia OMS sigue diciendo que las vacunas con timerosal son seguras y eficaces para los países en desarrollo y es la misma OMS (ya no es ningún secreto) que vende a través de la OPS Organización Panamericana de Salud vacunas a nuestros países.  El vendedor recomendando su mercancía, no les parece poco objetivo? Por qué tomarse de lo más conveniente y no querer ver lo obvio?


De todos los estudios mencionados, ninguno de ellos descarta la asociación causal en forma definitiva; la mayoría simplemente no encuentra soporte a la asociación.


En salud y sobretodo aplicándose a niños el CRITERIO

CONSERVADOR DEBE PRIMAR, NO PODEMOS

JUGAR CON FUEGO, ASÍ, EXISTIENDO ESTUDIOS

OBJETIVOS QUE SI LLEGAN A LA RELACIÓN

CAUSAL DEL TIMEROSAL Y LAS ENFERMEDADES

DEL NEURODESARROLLO INFANTIL, DEBIERA

APLICARSE ESTE CRITERIO CONSERVADOR Y

RETIRAR LO ANTES POSIBLE EL TIMEROSAL DE

LAS VACUNAS.

 

 

 


Al respecto el CCI de la Sociedad Chilena de Infectología declara en este documento:

La propuesta de eliminar el timerosal de las vacunas no es una tarea fácil, puesto que una nueva formulación de estos productos requiere de cambios importantes en el proceso de producción para asegurar pureza, potencia, estabilidad, seguridad y eficacia. Además, la reformulación a presentaciones de monodosis es de alto costo, ya que requiere de un importante aumento en la capacidad de producción y almacenamiento.

Por otra parte, la eliminación del timerosal en la presentación de frasco de multidosis, determinaría un cambio en la práctica actual relativo al tiempo en que pueden permanecer en uso estos frascos, una vez que han sido abiertos y podría aumentar el riesgo de contaminación con el consecuente riesgo de enfermedades graves como el shock tóxico.

Se habla de costos, tiempo, problemas de almacenamiento, de producción… y me pregunto en qué momento perdimos el rumbo y pusimos todos estos ítems por sobre la vida y salud de nuestros niños, de nuestra gente???. En qué momento en vez de las vacunas estar al servicio del ser humano, tuvimos nosotros que adaptarnos al requerimiento de las vacunas???? No estamos en contra de las vacunas, estamos en contra del veneno que viene en ellas.

 

Además se menciona una alternativa absurda,  de usar frascos de multidosis previamente abiertos, para hacernos pensar que si no es el etilmercurio, obligatoriamente nuestros hijos tendrán que morir por shock tóxico. Falso! EXISTEN otras alternativas TOTALMENTE VIABLES Y QUE SE PUEDEN IMPLEMENTAR QUE NO SIGNIFIQUEN EL USO DE TIMEROSAL NI MORIR POR SHOCK TÓXICO. De mayor costo, pero totalmente viables para un país como el nuestro.

 

¿Cómo lo hacen en los países dónde NO se usa timerosal u otro veneno en las vacunas y su programa de inmunizaciones funciona? Estos países no sufren el mayor costo social que significa tener un alto porcentaje de niños enfermos, con déficit atencional, trastornos de aprendizaje , trastornos de lenguaje, trastornos de la conducta, hiperactividad, trastornos del sueño, disfasia , autismo regresivo o provocado, asperger, etc. ¿Qué es más caro??? ¿Una  sociedad enferma o retirar el veneno de las vacunas????  ¿Que costos tendrá que pagar nuestra sociedad para que lo podamos entender?

 

Por último todo cambio requiere de un esfuerzo adicional, y siempre existirán resistencias naturales a los buenos cambios, pero si las generaciones pasadas hubieran dado paso a esas resistencias aún estaríamos con la máquina de escribir, por dar un ejemplo. Todas las empresas y corporaciones que han podido sostenerse en el tiempo, han implementado cambios permanentemente, de tecnología, de formas de operar, no podemos quedarnos en el pasado, menos si estamos hablando de mejorar la salud, la vida misma…con mayor razón… Es por ello que todos los esfuerzos deben ir enfocados a retirar LO ANTES POSIBLE EL TIMEROSAL DE LAS VACUNAS, (¡DE PRISA!!! QUE MAÑANA SE VACUNARAN MILES DE NIÑOS Y UN BUEN PORCENTAJE DE ELLOS QUEDARÁ CON ALGUNA DE LAS ENFERMEDADES DEL NEURODESARROLLO MENCIONADAS).

 

¿No se ha preguntado por qué en casi todas las familias existe un niño o más con trastornos de aprendizaje, de la conducta, de lenguaje, déficit atencional, hiperactividad, etc. con todos los problemas que esto significa, no tan sólo para su núcleo familiar???  Este problema no es de algunos pocos, es de todos.

 

 

COMENTARIO

MOVIMIENTO CIUDADANO

“DETENGAN LA VACUNA” – CHILE


Sólo queremos apoyar el importante artículo de Sandra con lo que venimos denunciando desde hace rato: hay serios conflictos de interés en médicos chilenos, que son los mismos que aparecen en la TV y medios de comunicación masiva -o falsimedia como les llamamos por falsear lo que presentan siempre- y que son los que no tienen ningún problema en firmar documentos como el analizado por Sandra.

 

Estos médicos reciben dinero de la industria farmacéutica y acá dejamos las pruebas. Para refrescar la memoria, volvemos a publicarlas acá:

 

 

 

 

EL LOBBY FARMACÉUTICO EN CHILE PRESIONANDO VACUNAS

 


Katia Abarca, María Teresa Valenzuela, Rodrigo Vergara, Vivian Luchsinger, Alma Muñóz, Jorge Jiménez, Erna Ripoll y Miguel O´Ryan, firman el documento “Seguridad de las vacunas que contienen timerosal: Declaración del Comité Consultivo de Inmunizaciones (CCI) de la Sociedad Chilena de Infectología.  En él afirman que el timerosal es SEGURO en las vacunas que se entregan a la población chilena y concluyen que: “El timerosal es un derivado del mercurio utilizado desde 1930 como preservante de vacunas. En las últimas décadas ha sido cuestionada su seguridad, especialmente por la posibilidad de toxicidad neurológica. La revisión de varios estudios realizados en niños que recibieron vacunas que contienen timerosal y la posición de organismos de expertos internacionales en relación al uso de este compuesto en vacunas, permite al Comité Consultivo de Inmunizaciones concluir que no existe evidencia de eventos adversos en lactantes o niños por exposición al timerosal contenido en vacunas rutinarias y, por lo tanto, no habría razón para modificar las actuales prácticas de inmunización en Chile.”

 

 

Abarca, O´Ryan y Valenzuela

 

 

Katia Abarca y Miguel O´Ryan aparecieron en los medios chilenos durante la campaña pro-miedo a la fraudulenta AH1N1 (gripe porcina), con el fin de convencer a la población de lo “segura y buena” que era la peligrosa vacuna H1N1. Alegaron no tener conflictos de interés, pero descubrimos que efectivamente mantenían una relación de años con los laboratorios GSK y MSD, entre otros.

La Dra. Katia Abarca ha asistido a congresos y cursos, incluidas reuniones sobre HPV, auspiciados por GSK y MSD, y ha participado en el Comité Consultivo en Vacunación HPV de GSK. También ha recibido honorarios como conferencista, por consultoría de expertos y por estudios clínicos en vacunas de estos mismos laboratorios.

 

 

El Dr. Miguel O’Ryan, además de recibir financiamiento por consultorías y charlas de GSK Biologicals, es: Coordinador del Comité Consultivo de Inmunizaciones de la SOCHINF y representante ante la Comisión Ad-Hoc de las Sociedades Chilenas de Microbiología e infectología, de los Programas de Microbiología y Virología del Instituto de Ciencias Biomédicas de la universidad de Chile (ICBM); miembro de la Comisión de Ética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile; asesor y colaborador del Comité de vacunas de la SOCHIPE (Soc. Chilena de Pediatría); miembro de la CICEF (Centro de Investigaciones Clínicas y Estudios Farmacológicos) de la Facultad de medicina de la U. de Chile; y miembro de la “Comisión para el Futuro de las Vacunas en América Latina”, del instituto CARSO, fundación del magnate mexicano Carlos Slim, el nuevo “socio” de Bill Gates en su sueño de implantar vacunaciones masivas para disminuir la población de nuestro continente.

 

 

María Teresa Valenzuela: Fue Directora Médica de Smithkline-Beecham en Chile entre 1.997 y 1.998; asistió a reunión científica con auspicio de GSK en 2.004 y a reunión científica con auspicio de Merck en Diciembre de 2.006. O sea, recibió dineros de GSK y MSD, los mismos fabricantes de vacunas VPH. Lo grave es que ahora ella es la actual Directora del ISPCH (Instituto de Salud Pública de chile), el organismo chileno que “debiera proteger” la salud de los chilenos y no la salud económica de las farmacéuticas.  Curioso al menos que en su discurso al recibir el cargo de Directora del ISP -el 2 de agosto de 2.010- haya dicho: “Sabemos que el gran peso de la industria farmacéutica sin una adecuada regulación y con objetivos sanitarios que armonicen el bien ultimo, que es la salud, pueden no dar el resultado que esperamos.”  El viernes 6 de agosto de 2.010 en el Hotel Gala de Viña del Mar, la Dra. Valenzuela –ya Directora del ISP- participó en el curso “Actualización en vacunas 2.010” de la SOCHINF (Sociedad Chilena de Infectología), dirigido a todos los profesionales del área de la salud que se desempeñan en el ámbito clínico y de salud pública, de establecimientos públicos y privados, y a estudiantes y becados del área de la salud. Valenzuela expuso el tema “HPV en otras poblaciones”, aparte de formar parte del Comité Científico del curso, entidad que siempre se encarga de revisar que el material a exponer coincida con los planteamientos de la industria farmacéutica que auspicia el evento, siendo en este caso GlaxoSmithKline y MSD chile, y contando con el patrocinio del Ministerio de Salud y la OPS/OMS, entre otros.

Existen desenfrenados y  descarados conflictos de interés en la infraestructura del sistema de vacunación masiva que tiene a la misma gente evaluando la seguridad de las vacunas y, al mismo tiempo, regulando y promoviendo las mismas vacunas evaluadas. Este tipo de conflictos de interés no puede ser tolerado por más tiempo.

 

*** La ex subsecretaria de salud, Dra. Jeannette Vega dice a un periódico nacional lo mismo que estamos denunciando nosotros

 

 

 

 

 

¿Vamos a seguir dañando la salud de nuestros hijos y la propia, por creerles a estos médicos inescrupulosos?

¿Vamos a seguir permitiendo que nuestros impuestos vayan a parar a los  bolsillos de la industria más poderosa del mundo y la más inescrupulosa: la farmacéutica?

 

El mundo funciona de una forma muy distinta a la que creíamos y ya es hora de que cambiemos eso, de otra forma sólo somos el ganado que inevitablemente sigue yendo camino al matadero.

 

Acá sólo un par de muestras de conflictos de interés…

 

Bajar documento declarando Conflictos de interés de Dra. Katia Abarca


Bajar documento declarando Conflictos de interés de Dr. Rodrigo Vergara


Finalmente, les dejamos este video de la Universidad de Calgary, Canadá, donde se demuestra en tiempo real y con neuronas reales, que con pequeñas cantidades de mercurio éstas se degeneran y mueren.

 

 


 

A %d blogueros les gusta esto: