Inicio > Birdflu666, Jane Burgermeister, Reflexión > Jane Burgermeister: Lo que aprendí de mi última crisis

Jane Burgermeister: Lo que aprendí de mi última crisis


Jane Burgermeister: Lo que aprendí de mi última crisis


9 de Septiembre de 2010

Por Jane Burgermeister

Todo el último año, más o menos, he pasado por bastantes crisis que nunca me había imaginado que me encontraría un día. Yo, en todo caso, nunca pensé que podría manejar este tipo de situaciones. Pero a mi gran sorpresa, encontré en mí la fuerza de enfrentar los muchos retos y salir entera, gracias también a la increíble y generosa ayuda y apoyo de tanta gente.

La peor pesadilla en la experiencia fue para mí, por supuesto, el proceso de custodia de la corte que acaba de desestimarse. Realmente me sentí como el Príncipe Myshkin, el personaje de Fedor Dostoievski en “El Idiota”, que es sentenciado a muerte sólo para ser perdonado al último momento. Cierto que el que lo fusilen a uno y el ser puesto bajo custodia de la corte pueden parecer ser dos cosas muy diferentes. Pero el resultado final era parecido y de hecho lo enfrentaba.  Incluso se puede argumentar que el ser confinado a un asilo mental y ser forzado a recibir medicación bajo un guardián legal es incluso más horrible que morir, porque es un ataque a largo plazo sobre las partes emocionales, espirituales y mentales de un ser humano, sin esperanza alguna a la vista.

Ciertamente experimenté temor intenso, pesadillas, insomnio, pero incluso más que eso, experimenté aún más fuerte que nunca, la emoción de estar viva, la bondad y cariño de tanta gente, y también el inconquistable poder del espíritu humano cuando está trabajando para su propósito superior –libertad, justicia, verdad- y se une a una fuerza más allá de él.

Cuando todo estaba en duda, cuando el futuro se vió por un momento sin esperanza, tuve la experiencia que tantos han tenido antes que yo, que Dios siempre está con nosotros cuando lo llamamos. Nos ayuda, nos protege y nos guía.  Cada uno de nosotros, de hecho somos mucho más poderosos de lo que nos damos cuenta.

Sólo necesitamos confiar en nosotros mismos y la fuerza que nos creó, y en nuestro propósito en la vida, único para cada quien.

Esa es la lección que aprendí de todas mis experiencias.

No hay razón de tener miedo porque nosotros, humanos, somos, cada uno de nosotros,  tremendamente fuertes y tremendamente valiosos en el esquema mayor de las cosas, y hay una chispa de luz en nosotros, que nunca puede apagarse.

  1. andres
    17 abril 2011 a las 11:35 pm

    Le mando un gran abrazo para usted y deseo felicitarla por su gran lucha y trabajo,,tambien darle las gracias, porque usted sin conocerme, me ha defendido, pagando con su libertad,,,la quiero mucho, y reciba toda mi fortaleza unida a la suya y a la de tantos que la admiramos y queremos, para que sepa que nada la podrà separar del amor que sentimos por usted.

    andres fabian fernandez
    ushuaia tierra del fuego
    argentina

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: